Los militares que visten de rojo

Uncategorized

Un grupo de militares en retiro apoyó al FMLN en las elecciones municipales y de diputados. Ahora están empujando al candidato presidencial Mauricio Funes, porque no les gusta Arena y porque creen que el FMLN, su ex enemigo, ha cambiado y no es como lo pinta Arena.

Por Sergio Arauz

-Aló, coronel… -sale una voz de la bocina del telefóno móvil de David Munguía Payés, y este escucha atento lo que le dicen del otro lado.

-No hay ningún problema, me alegra que hayamos ayudado… yo les digo, no se preocupe, estamos en contacto -responde el militar retirado.

Cuelga. “Disculpe, era el alcalde electo de Zacatecoluca”, dice.

El agradecimiento que recibió el militar retirado es de Francisco Hirezi, el médico que con la bandera del FMLN ganó la silla edilicia de la cabecera departamental de La Paz. “Ganó y le gustó mucho cómo trabajamos allá, entonces quiere que los compañeros le sigan apoyando ya como alcalde”, explica.

Esos “compañeros” de los que habla Munguía Payés son un grupo de militares. Un grupo de militares que durante lo mejor -o lo peor- de la guerra civil salvadoreña combatió e intentó derrotar por la vía militar a la guerrilla del FMLN y que ahora están procurando que el FMLN triunfe en las elecciones.

El alcalde electo llamó a Munguía Payés el miércoles 21 de enero, tres días después de las elecciones municipales y legislativas, cuando ya había confirmado su victoria por una amplia ventaja sobre su contrincante de Arena, Medardo Alfaro. Estos militares en retiro forman parte de un sector del movimiento Amigos de Mauricio que trabaja con el propósito de que el candidato presidencial gane el 15 de marzo.

Como etapa previa de su trabajo se metieron de lleno a la campaña de alcaldes y diputados y se comenzaron a mezclar con militantes del partido, algunos de los cuales fueron aquellos a los que durante la guerra tiraban balas.

La campaña de Francisco Hirezi involucró a cuatro de estos hombres que ahora se están tomando el trabajo de tratar de convencer al electorado de que el FMLN no es la misma organización a la que la Fuerza Armada combatió durante la guerra. Cuando anduvieron haciendo proselitismo en favor de Hirezi, los militares en retiro llegaban a los mitines para subirse a la tarima y aclarar desde ahí, por ejemplo, su convicción de que en un eventual gobierno efemelenista no desaparecería la Fuerza Armada. Su tarea era asumir un discurso que contradecía todo lo que el presidente Antonio Saca, el gobierno y el partido Arena han venido divulgando sobre las supuestas intenciones efemelenistas.

En ese grupo estaba Jorge Fuentes Velarde, un coronel que desde el fin de la guerra había permanecido sin acercarse a los que una vez combatió. En esa campaña conoció al diputado Gerson Martínez. “Es sencillo, vamos a las casas de los posibles votantes, hablamos con ex reservistas, con ex patrulleros, muchos nos conocen. Entonces les decimos que no tengan miedo”, resume Velarde su trabajo en Zacatecoluca.

Dice que su primera conversación con un ex jefe guerrillero la tuvo hasta el año pasado, cuando ya estaba enrolado en el equipo de militares que asesoraba al candidato presidencial en asuntos relativos a la milicia. “Fue mi primera conversación larga, así de trabajar y conocer a alguien que una vez fue enemigo en el terreno”, dice sobre Gerson Martínez, un dirigente del FMLN que ahora mantiene permanente comunicación con los colaboradores militares.

Munguía Payés, que es la cara más visible de este grupo de militares, tiene ya dos campañas presidenciales de experiencia y ahora es parte del grupo de Amigos de Mauricio. De los hombres de verde que están tras el FMLN es posiblemente el que más respeto y credibilidad genera entre sus colegas. Acaso algo que ayude a explicar su liderazgo sea el acceso directo que tiene al candidato presidencial Mauricio Funes, con quien está permanentemente unido por medio de un equipo de radio. El apelativo clave de Funes es Halcón.

Cuando el coronel Velarde habla sobre Munguía Payés se nota el respeto tradicional de los militares a las jerarquías. En el movimiento, el coronel Munguía Payés es el general, quien más alto rango tiene. “Dentro de la Fuerza Armada, él tiene un historial intachable, nadie puede negar el liderzago y la exitosa carrera militar de mi coronel, él lidera este movimiento”, dice Velarde.

Munguía Payés está muy contento con el equipo que dirige. Después de recibir los agradecimientos del alcalde electo de Zacatecoluca, el militar habla sobre el buen trabajo que está haciendo el  grupo de militares: “Están comprometidos, todos ellos están claros que el FMLN ya no es el mismo”.

Estos militares que dicen ser unos 110 los que trabajan en el campo, se agrupan en lo que denominan Movimiento Unidad Nacional, que no ha sido publicitado como tal pero que sirve para agrupar a los oficiales que dicen creer en la alternancia y apoyan la llegada al Ejecutivo del FMLN.  En la campaña de Schafik Hándal, hace cinco años, eran unos 50 y parte de su trabajo era  limpiar la imagen del partido ante los ex reservistas y ex patrulleros. Ahora se reparten a lo largo del país para acompañar las brigadas del partido o al movimiento Amigos de Mauricio.

Como muestra de su representación e integración con el partido y la candidatura de Funes ponen como ejemplo a Norma Martínez, una civil a quien el movimiento impulsó como candidata a concejal de San Salvador, que no pudo obtener el puesto por la derrota del 18 de enero.

De adversario a aliado

Sentados a la mesa hay seis militares retirados que, convencidos y convocados por el coronel Munguía Payés, han decido contar a El Faro por qué están trabajando para el candidato presidencial del FMLN. Es miércoles 7 de enero y solo después de una larga insistencia accedieron a dar la cara y a hablar del trabajo político que están haciendo. Ellos, que en activo tienen prohibido hablar de política, ahora, retirados, parecen sentirse incómodos haciéndolo.

“Es gente que ya está convencida y no tiene miedo”, dice Munguía Payés, antes de presentarlos.

Este movimiento de militares comenzó a trabajar para Funes y para el FMLN el año pasado. Dentro del grupo convocado están los que participaron en la mesa de asesoría que hizo entender al candidato presidencial que debería incluir en el programa o en su campaña una aclaración: no derogar la Ley de Amnistía y presentar una postura de perdón y olvido. Este sector se presentó “en sociedad” -porque fue en un hotel, en un lugar al alcance de medio mundo, pero en una actividad privada- el 24 de septiembre del año pasado. Ese día, 103 oficiales y suboficiales llenaron un pequeño salón del Hotel Sheraton Presidente, en San Salvador. Entres los asisitentes había tres representantes de los ex patrulleros, cuerpo paramilitar que en la guerra auxilió al ejército, aunque nunca fueron parte orgánica de la Fuerza Armada. Junto a las defensas civiles -otro grupo paramilitar- muchas veces fueron acusados de ayudar al ejército en la represión política y de cometer con regularidad graves violaciones a los derechos humanos.

Después de esa cita, en la que estuvieron los militares que Munguía Payés reunió el 7 de enero para hablar con este periódico, algunos integrantes formalizaron su trabajo con el candidato. A la mesa de El Faro se abocan los que más involucrados están en esto: el coronel Jorge Fuentes Velarde fue director de la Escuela de Comando y Estado Mayor; su hermano, Eliú Fuentes Velarde, fue director de la Escuela de Infantaría y también del Colegio de Altos Estudios Estratégicos; Jorge Reyes, coronel y ex comandante de la 5a. Brigada de Infantería, en San Vicente; José Hernández, teniente retirado con 20 años de carrera en la Fuerza Armada; Isidro Figueroa Reyes, capitán destacado en la 3a. Brigada de Infantería, en San Miguel, y el mayor Israel Umaña, con 30 años en la Fuerza Armada.

Eliú Fuentes habló sobre  las dudas de los militares, sobre todo las que él tenía y ventiló en el pequeño Salón del Hotel Sheraton el 24 de septiembre, cuando Funes respondió preguntas de los asistentes. La mayoría dice, se referían a las decisiones sobre la Fuerza Armada que podría tomar  Funes en caso de ganar:  “Si empezamos a desenterrar  heridas, puede haber problemas, hubo errores en la guerra, todos lo saben. A mí, si me tocara asesorar al FMLN, al presidente, les diría que abrir heridas  no está bueno,  lo más sabio es ser analítico. Yo creo que hay cosas que se salen del nivel gubernamental, son internacionales”, dice Eliú Fuentes.

Su hermano lo acompaña luego de oír su respuesta: “Él lo ha dicho claro, ni el FMLN ni el ejército ganó, los Acuerdos de Paz fueron exitosos por eso. Terminó la guerra y no hubo disparos. Fue por esa Ley de Amnistía… nadie está interesado en eso, y Mauricio Funes lo ha dicho. Los problemas están sucediendo afuera de nuestras fronteras, como el juez (Baltazar) Garzón -juez español que logró juzgar a Pinochet por crímenes de lesa humanidad-, eso no lo puede detener nadie, ningún gobierno, no tiene nada que ver con que gane Arena o el FMLN”.

Días después de esa reunión con El Faro, Jorge Fuentes Velarde recuerda el último enfrentamiento en el que él participó contra la guerrilla. Era junio de 1991, cuando el gobierno y el FMLN ya se sentaban a conversar. “La guerra iba de bajada”, recuerda Jorge Fuentes. Estaba en Morazán y era oficial del batallón de infantería de esa zona. La lucha fue cruenta esa vez. “Murieron como siete guerrilleros en ese combate”, dice. También hubo una cantidad similar de bajas del ejército. Cree que del otro lado, como su contraparte,  estaba a cargo Jorge Meléndez, del ahora Partido Socialdemocráta (PSD), que tiene una alianza con Funes. Ese ese momento, Meléndez era parte del Ejército Revolucionario del Pueblo, ERP.

El coronel Jorge Reyes, que entre otros cargos fue comandante del destacamento Militar Número 7, dice que su confianza en que un gobierno de Funes no tomará acciones en contra de la Fuerza Armada viene ya de la experiencia que tienen en el Movimiento Unidad Nacional: “Pertenecemos al Movimiento,  tiene siete u ocho años de existir, es un movimiento progresista, visionario… además, a mí nunca me convencieron los gobierno de Arena”.

¿Entonces ya tiene tiempo de votar por el FMLN? Podrán decir unas cosas, pero no todas: “No puedo decir si voté o no voté por el FMLN en el pasado”.

La tarde cuando El Faro los reunió, además de Munguía Payés y los hermanos Velarde están otros cuatro. Todos los oficiales en retiro  hacen campaña para que Mauricio Funes gane la presidencia. La timidez de hablar en grupo la rompió José Hernández, teniente que estuvo 20 años en la FAES y  que estuvo un tiempo en la Guardia Nacional, uno de los cuerpos de seguridad con más fama por la represión durante la dictadura. Es el más reservado de todos y evita hablar de lo que hizo en el pasado. Ahora se presenta como abogado en ejercicio:  “Fui invitado por el FMLN a la mesa de Defensa, ahí estuvimos en términos de asesoría, fue un grupo de oficiales que participamos. Ahí recomendábamos que la Ley de Amnistía debería ser tema de discusión y dijimos que ese tema no debería volver a estar activo… Si  la activaron en  Arena como campaña del miedo. Sabemos que se puede investigar casos, la Fiscalía lo puede hacer, que se puede resarcir daños, pero estamos todos claros que debe haber perdón u olvido.”

En la mesa, unos más callados que otros, asienten con la cabeza. Como militares cercanos al candidato presidencial creen que el FMLN ya no está interesado en derogar la Ley de Amnistía, ni en perseguir criminales de guerra del lado del ejército. Están convencidos de que el candidato presidencial mantendrá engavetada la discusión de reabrir casos de violaciones a los derechos humanos y juzgar a los responsables.

“El Frente también se ha esforzado, Arena hace maniobras para que esa situación se rompa… denuncias contra el candidato a la vicepresidencia, pero abrir ese documento (Ley de Amnistía), la Fuerza Armada es la que sale afectada en ese tipo de maniobras… El FMLN está tratando de no sacar a luz esas heridas”, dice Eliú Fuentes.

Las diferencias de fondo entre los militares que acompañan al FMLN y los que acompañan a Arena son difíciles de distinguir. En septiembre pasado, el general René Emilio Ponce, acusado del crimen de los sacerdotes jesuitas en 1989 y con una demanda por crímenes de guerra en España, dijo en 2008 que  “un nuevo gobierno de Arena debe impedir que la izquierda y sus aliados deroguen la Ley General de Amnistía con el propósito de causarnos el mayor daño a los que nos opusimos a sus planes de llegar al poder político por la vía armada”. Ponce es el presidente de Asvem, Asociación de Veteranos Militares, que invitó al candidato de Arena, Rodrigo Ávila, a una concentración a la que el arenero llamó a la audiencia a detener a los comunistas.

Una característica que sí puede distinguir a los militares cercanos al Frente de los integrados a Asvem es la generación: la mayoría de los del Movimiento Unidad ingresaron a la Fuerza Armada algún tiempo después de la generación conocida como La Tandona, a la que pertenecieron Ponce y otros jerarcas  militares vinculados a violaciones de derechos humanos. Además, los del Movimiento Unidad lograron un rango promedio inferior al de los de Asvem, que tiene varios generales. En los afines a Funes hay hasta coroneles.

Sin embargo, el temor a que se remueva el pasado y se pretenda desempolvar crímenes impunes lo comparten ambos grupos. Los asociados en el Movimiento Unidad tienen los mismos temores sobre la ley de aminitía, y aseguran que a diferencia de la otra asociación, ellos no están haciendo campaña al interior de la Fuerza Armada.

Otro punto por el cual decidieron integrarse a trabajar con Funes fue que el candidato les habló con claridad sobre el perfil de un posible ministro de Defensa en un eventual gobierno suyo. “Dijo claramente que sería un militar, no un civil, ni tampoco un comandante del FMLN”, dice Jorge Fuentes. Y llegado este punto, no dudan en señalar la idoneidad que según ellos tiene Munguía Payés para el cargo.

Dentro del grupo, todos los militares han insistido en la idea de que su trabajo con el FMLN no significa una traición a los valores de la Fuerza Armada. Con una institución castrense cuyo ministro incluso ha participado en al menos un acto proselitista del partido Arena, no deja de sorprender escuchar a militares retirados que no manifiestan espanto al escuchar los nombres Cuba, Venezuela, Fidel Castro o Hugo Chávez. “A mí Cuba no me gusta, si soy militar y estoy orgulloso de serlo, en eso no he cambiado, lo que pasa es que hay que distinguir: el FMLN cambió después de los Acuerdos de Paz, y eso fue porque no ganó ninguno de los bandos. Tampoco me gusta lo que está pasando en Venezuela, pero hay que aceptar que en ambos países también tiene su cosas buenas”, reflexiona Jorge Fuentes Velarde.

Anuncios

2 comentarios en “Los militares que visten de rojo

  1. la gente del FMLN jamas cambiara, su ideologia, su mentalidad y deseos de venganza de los que no comulgan su mismo credo,me da mucha impotencia y flojera como muchos militares se han cambiado de bando, pienso yo lo hacen por hambre, por deseos de poder o por que…. se venden como una pobre piruja. la gente del fmln jamas se cambiarian a la derecha y en eso nos llevar ventaja, por que si lo han hecho ha sido nada mas como infiltrado para robar informacion y conocer las estrategias de los contrarios. el fmln siempre ha dicho estar firme, pero su exito lo ha logrado con muchos tontos resentidos de la derecha que se han puesto al servicio de los rojos. que hoy son los nuevos ricos, dueños de el salvador, que no ganaron la vistoria con las armas, pero si lo han hecho por la via diplomatica. QUE FLOJERA……………..

  2. es una lastima ver este tipo de historia pero es mas triste saber quienes son protagonistas yo personalmente conossco a los hermanos
    fuentes velardes y asta ahora no entiendo como como pueden sentarse con los q destruyeron el pais no esque yo viva en el pasado pero no puedo entender como estos dos vende patria nos traicionaron a los q ellos mismos nos llevaron a q muchos quedaramos mutilados por siempre y otros hermanos ofrendieran sus valiosas vidas para q ahora vengan a darcelas de angeles reconciliadores son unos ipocrita q nunca tuvieron espiritu y conviccion de verdaderos querreros yo se q la guerra ya termino pero para muchos q perdieron sus hijos,hermanos,padres y para los q quedamos prcados por nuestras leciones la guerra nunca termino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s