Ahora ya no estamos en un país de bondades

Uncategorized

Crisis golpea las finanzas públicas

Una disminución de la actividad económica se ha traducido en una baja en los ingresos del Estado. El Ejecutivo reporta menor recaudación y ha debido aplicar un plan de austeridad especial durante este año para poder mantener los proyectos programados.

Escrito por Irene Valiente/Mariana Belloso Liz Aguirre/Lourdes Quintanilla

El Gobierno reconoció finalmente que la situación actual de las finanzas públicas en el país es complicada. Eduardo Ayala Grimaldi, secretario técnico de la Presidencia, informó que la baja en la actividad económica del país, derivada de la crisis financiera internacional, se ha traducido en una caída de los ingresos tributarios para el Estado.

“Los recursos que llegan a las arcas del Estado a través de la recaudación de impuestos se han visto disminuidos… No tengo la cifra exacta, pero sí han bajado”, admitió. Se trató de obtener las cifras de recaudación con el Ministerio de Hacienda, pero no se obtuvo una respuesta.

El economista Luis Membreño dijo, hace poco, que la caída en los ingresos tributarios fue de 11.9%, solo en enero de este año.

Ayala Grimaldi explicó que los fondos disponibles se destinan, con prioridad, a proyectos de inversión social, infraestructura pública y gastos administrativos.

Detalló que no solo ha habido bajas en la recaudación de IVA, sino también en los impuestos específicos y en los que se aplican a la importación de productos.

Esta estrechez de recursos llevó, incluso, al Ejecutivo a eliminar el subsidio generalizado que, por casi cuatro años, mantuvo congelada la tarifa de la energía eléctrica (ver nota aparte). Sin embargo, Ayala Grimaldi aseguró que se mantendrán los programas como la alimentación en las escuelas, y los subsidios al gas propano, al agua potable, al transporte público, al menos por lo que queda de esta administración.

El alto costo de los subsidios ha sido señalado por analistas como una de las principales presiones para las finanzas públicas, porque la mayor parte de estas ayudas no están focalizadas e implican desembolsos millonarios.

Solo en 2008, el gasto en subsidio fue de poco más de $700 millones (ver gráfica).

Mayor austeridad

Ante un escenario de altos precios y recursos limitados, el aparato público ha debido profundizar sus medidas de ahorro.

“Es un programa, digamos, un poco más agresivo en el sentido de ahorrar en las adquisiciones que hacen las instituciones”, comentó el secretario técnico.

Indicó que han girado nuevas directrices, que han limitado las compras y viajes al exterior hasta el mínimo estrictamente necesario. El plan está vigente desde el pasado 1.º de enero.

Adicionalmente, hace dos semanas, el gobierno saliente acudió a organismos multilaterales en busca de apoyo. “Pedimos que nos aseguren como país el cupo en el presupuesto para que el nuevo gobierno pueda tener la posibilidad de contratar créditos para diferentes proyectos, principalmente sociales”, dijo Ayala.

Esta medida tiene sentido, debido a la escasez de dinero que aún golpea al planeta. Los mismos entes internacionales de financiamiento, como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, tiene recursos limitados y han debido priorizar la asignación de los mismos.

Privados alerta

El sector privado, por su parte, dice reconocer que la situación financiera del Estado es apretada.

“Sin duda, gran parte del problema estuvo alrededor del tema electoral, que incide directamente en la inversión, en la confianza”, comentó Federico Colorado, presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP).

Jorge Daboub, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (CCIES), calificó de “preocupante” la situación. “La recaudación ha sido menor a causa de una presión financiera; por lo tanto, ahora se deben tomar las decisiones correctas”, dijo.

Agregó que superar este ahogo en las finanzas será muy difícil, por la complicada situación doméstica, aunada a la crisis financiera internacional.

Por su parte, Napoleón Guerrero, presidente de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), considera difícil que este problema se resuelva en lo que queda del actual Gobierno. “En dos meses no se pueden estar arreglando las cosas”, acotó.

Colorado también mostró cautela. “Es preocupante, pero esperamos que el nuevo gobierno envíe las señales correctas para restablecer la actividad económica y dar seguridad a los sectores productivos”, sostuvo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s