Día 6: Un Momento Con Dios

Apóstolado, Cristianismo, Intercesión, News Alert, Pastorado, Pray, Prayer Room, Transformando Ciudades

Un momento con Dios

Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.”
Mateo 6:6

En la vida de Jesús el tiempo de oración siempre tuvo un lugar predominante. Jesús oraba a la mañana, a la noche, antes de estar con las multitudes y luego también. La oración era su tiempo de intimidad con el Padre, donde Él se fortalecía, se gozaba y recibía dirección.

La oración tiene que tener un lugar predominante en su vida también. Es el tiempo donde Dios lo guiará, lo fortalecerá y lo ayudará a crecer en fe y poder.

Pero es importante que note cómo Jesús le enseña a orar (Mateo 6:5-15). Él lo instruye para que se acerque a Dios como un hijo a su Padre, confiadamente, seguro de su amor y que allí tenga una conversación con Él, un diálogo. Sepa que su Padre lo está esperando gozoso. Entre en oración con el deseo de hablar con Él. Ciérrele las puertas a las distracciones, a la incredulidad, al temor, disfrute de su presencia y alábelo. Su amor incomparable hará que todo temor y toda carga se vayan, y usted verá claramente la respuesta y la salida a los problemas que está enfrentando.

Él pondrá en su corazón las ideas y la dirección para que desarrollando los dones y habilidades que le dio usted alcance la victoria. No pierda tiempo quejándose y lamentándose en su presencia. ¡Recuerde que Él ya le ha dado la salida! Declare lo que Dios es para usted: Su fortaleza, su pronto auxilio, su ayuda en la debilidad, su sanador, su proveedor.

No tome la oración como algo sistemático y metódico. Tómelo como lo que es, el tiempo más hermoso y profundo con la persona que más ama y que lo ama. Y escuchará a Dios diciéndole: Hijo mío nadie te puede arrebatar de mis brazos. Yo he vencido y te he declarado más que vencedor.

Oración: Padre, tu amor me conmueve, llena todo mi ser. Tú eres todo para mí. Gracias porque para Ti no hay nada imposible y has hecho que para mí tampoco lo haya. Te amo Padre. En el nombre de Jesús. Amén.

Apóstol Juan O. Crudo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s