Las Claves para entender la reforma Sanitaria

Actualidad Mundial, Diabetes, Economia y finanzas, Historia, Intercesión, News Alert, Noticias, Noticias Nacionales, Noticias y Crónicas, Política, Pray, Prensa, salud

Análisis de la aprobación de la reforma sanitaria

Nancy Pelosi en una rueda de prensa sobre la reforma sanitaria. | AfpNancy Pelosi en una rueda de prensa sobre la reforma sanitaria. | Afp

  • Los cambios en el sistema costarán unos 940.000 millones de dólares
  • Los expertos creen que los republicanos sólo pueden retrasar la aplicación

Ricard González | Washington

¿Tendrán los EEUU un sistema de salud universal tras esta reforma?

No, pero se acercarán bastante. La ley incluye la obligación a todos los ciudadanos de contratar una póliza de seguro sanitario privado, así como subvenciones públicas bastantes generosas para individuos y familias que hasta ahora no podían sufragar su coste.

Estas subvenciones representan buena parte de los 940.000 millones que costarán los cambios en el sistema. Se espera que unos 30 millones de personas pasarán a estar cubiertos. Por lo que sólo se quedarían fuera entre 5 y 7 millones de personas, además de los inmigrantes indocumentados, que son unos 11 millones.

¿Es una gran victoria para Obama?

Sí, sobre todo porque había puesto toda la carne en el asador, y una derrota habría debilitado su presidencia, y no sólo en cuestiones internas, sino también internacionales. A causa de la fuerza de los lobbies, la reforma se había mostrado esquiva a muchos de sus predecesores, y de ahí su naturaleza histórica.

Ahora bien, el contenido final de la reforma es más modesto de lo que proponía Obama en su programa electoral. Por ejemplo, no habrá apenas una expansión de la sanidad pública, que hoy cubre a las personas jubiladas, y a las familias por debajo del umbral de la pobreza. El objetivo era que quienes no tienen hoy seguro se pudieran acoger también a la sanidad pública pagando una cuota. Es decir, que pudieran escoger entre pública y privada. Sin embargo, la llamada “opción pública” no tuvo suficiente apoyo en el Senado.

¿Por qué les ha costado tanto a los demócratas pasar la ley si tienen mayoría en el Congreso?

Por dos razones. En primer lugar, los republicanos han sido capaces de mantener sus filas prietas, y no han dejado que ningún congresista, ni tan siquiera los pocos centristas que quedan en el partido, apoyara a Obama en este asunto, dando un barniz bipartidista a la reforma.

En segundo lugar, porque los demócratas consiguieron la mayoría en las dos cámaras a base de ganar en los feudos tradicionales republicanos presentando candidatos muy moderados. Estos han sido los que han descafeinado la ley, y dificultado el proceso. Además, en el Senado, donde tenían los 60 votos justos, perdieron uno clave al imponerse de forma sorprendente un republicano en las elecciones al escaño del difunto senador Ted Kennedy.

¿Ahora ya se ha acabado el proceso de aprobación de la ley?

No, aún no. La Cámara de Representantes ha aprobado la misma propuesta de ley que el Senado. Por lo tanto, Obama ya podría firmar la ley, y entraría en vigor. Sin embargo, una mayoría de congresistas se opone frontalmente a algunas provisiones incluidas en la propuesta. De ahí que hayan aceptado aprobar el texto sólo con la condición de que el Senado enmendará su propuesta para incluir una nueva versión que elimina aquellos artículos que no apoyan los congresistas.

Como los demócratas no gozan de los 60 votos necesarios en el Senado para romper la minoría de bloqueo, deberán aprobar las enmiendas a través de un proceso legislativo llamado “reconciliation”, y por el cual sólo se necesita tener 51 senadores. El líder de la mayoría en el Senado ha asegurado tener 51 votos afirmativos. La “reconciliation” estaba sólo pensada para enmendar leyes relacionadas con el presupuesto, y los republicanos consideran que los demócratas están pervirtiendo el reglamento, e intentarán poner palos en sus ruedas.

¿Tienen alguna opción los republicanos de frenar la ley en el Senado?

Los expertos creen que no, sólo pueden retrasar su aprobación. No obstante, los contrarios a la reforma sí tienen un as en la manga: un recurso al Tribunal Supremo. De acuerdo con la décima enmienda de la Constitución, todas aquellas competencias que ésta no asigna al gobierno federal, caen bajo el poder de los estados. Y la sanidad, ha sido tradicionalmente una competencia de los estados, con poca intervención directa del gobierno central. Por lo tanto, habrá un recurso de inconstitucionalidad por invasión de competencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s