El que Sabe de Política que se lo Comente a los Demás

Actualidad Mundial, Democracia, Economia y finanzas, Libertad de Prensa, Noticias, Política, Prensa

La política es una ciencia, una actividad y una vocación, que debe ser objeto del respeto de quienes se consideran al servicio de la técnica que regula la materia y de la vocación que alienta la voluntad de servir a la sociedad desde el campo de la política. Los que no conocen la ciencia política desde un punto de vista académico o histórico forman el inmenso grupo de personas interesadas en la política que adquieren sus conocimientos a través de conversaciones, de tertulias serias y de lecturas que les permiten saber qué es lo que más le conviene a una comunidad, local o nacional, en materia de asuntos políticos.

No solamente cuando se está en una campaña electoral abierta o en la víspera de ella debe haber preocupación por conocer asuntos relacionados con la política en general o asuntos particulares dentro de ese campo.

Mucho tiene que ver la historia – que no necesariamente reclama la actividad de los historiadores – para identificar aciertos o errores de carácter político que afectan a un municipio o a un país entero. Desafortunadamente, la historia – de la que se ha dicho que es maestra de la vida – no es adecuadamente conocida por sectores importantes de cada comunidad. También ocurre que quienes sí tienen esos conocimientos no necesariamente tienen la vocación y la habilidad indispensables para trasmitirlos a otras personas que desean saber qué es lo que más interesa o conviene políticamente en determinado momento pero que están confundidos o, dentro de la buena voluntad, no conocen las reglas que regulan la materia a la luz de la práctica y de la experiencia de distintos momentos y de distintas etapas.

Todos los que tengan vocación para comentar o enseñar acerca de temas políticos del momento o que se proyectarán en el porvenir inmediato, deben hacer un esfuerzo por no quedarse solamente en la intimidad suya con esos conocimientos, sino que deben preocuparse por trasmitirlos razonablemente a círculos sociales allegados. Y se trata de trasmitirlos con el propósito de que se conozcan experiencias de otros obtenidas por conocimiento de carácter académico o por haber vivido o padecido momentos críticos de la política local o nacional.

Constituye, por consiguiente, un deber cívico de los que tienen conocimientos de las actividades políticas, sus conveniencias o perjuicios, transmitir esos conocimientos, en la medida de lo posible, según las circunstancias de cada cual, a la población interesada en los aludidos asuntos políticos.

Tomado de: http://www.diariolasamericas.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s