La tormenta Agatha como prefacio a la catástrofe mayor en Centroamérica

Actualidad Mundial, Catástrofes, Cristianismo, Economia y finanzas, Inmigración, Intercesión, News Alert, Noticias, Noticias Nacionales, Prensa, Transformando Ciudades

Cráter provocado por a tormenta Agatha en Ciudad de Guatemala

El cielo tormentoso, gris cerrado y los relámpagos a  lo lejos, presagiaban algo nefasto, en el ambiente, no solo la bruma flotaba, cierta incertidumbre aquejaba los ranchos cercanos a la desembocadura del río lempa en El Salvador. No era para menos, poco mas de seis meses atrás, el 8 de noviembre, una situación similar había anegado completamente los pueblos de Verapaz y Guadalupe en San Vicente, con una correntada de lodo y rocas, tan grandes como para pasar sobre las casas de barro y aun alojarse en las salas, comedores y dormitorios, algunas aun están ahí, como recuerdo de la tormenta Ida, que arrojo mas de doscientos milímetros cúbicos de lluvia en menos de dos horas en la zona del volcán Chinchontepec. La cifra de muertos se determino en un par de cientos, al igual que los desaparecidos, refugiados y desamparados.

Protección civil denunciaba días atrás que El Salvador, como toda el área centroamericana, según los estudios de impacto de las Naciones Unidas, son las zonas mas vulnerables y frágiles ante cualquier fenómeno climático. Guatemala, aun vivía la alerta del volcán Pacaya y su insistencia de recordar que estas tierras están a merced del capricho de los elementos. El aeropuerto La Aurora se encontraba cerrado para el día 28 de mayo.  Todos los vuelos se desviaron al aeropuerto de El Salvador, aun los que transportaban la ayuda tan necesaria para los afectados por la erupción nerviosa de las tierras de fuego.

El cielo encapotado, amenazaba con desparramarse con toda la furia del trópico. La emergencia se decreto después de casi diez horas de lluvia, deslaves que cerraban las carreteras y, como siempre, las victimas inocentes de la pobreza y marginación, los pobres que perdían lo que no tenían. Apenas la primera lluvia seria del invierno, en menos de doce horas, ya desbordaban los ríos, cerraba caminos y enterraba los sueños. ¿A dónde? En los países del triangulo norte de Centroamérica; Guatemala, El Salvador y Honduras. Los tres se hermanaban en un mismo dolor.

La lluvia prosiguió hasta que al mediodía del sábado 29, se declaraba, casi uniformente en los tres países la alerta roja. Se suspendían las clases, los recursos del estado se podían utilizar para la situación habilitando refugios, alimentos, frazadas y todo lo necesario para tal fin.

La televisión presentaba las corrientes anegando puentes, ciudades hasta fundirse en un mar oscurecido y turbulento, como el futuro de los sobrevivientes. Nuevamente el macabro conteo de victimas, de desaparecidos y las millonarias perdidas en infraestructura y agricultura.

El presidente Funes se dirigió con la comitiva de Protección Civil a solicitar, casi suplicar a un par de comunidades en zonas de riesgo para que evacuaran con la necesidad de salvar la vida. La gente, mas por curiosidad que por necesidad de vivir, salio a escuchar al presidente enfundado en una chumpa de cuero, megáfono en mano subido en la cama de un pick up. Pocos entendieron que era mejor evacuar antes que lamentar.

Al anochecer del día 29 se explicaba la cantidad de lluvia que había caído, para ejemplificar, decía el director de Protección Civil, han caído cuatro barriles de agua por metro cuadrado del territorio, la tierra ya no puede drenar mas agua. El presidente explicaba en cadena de radio y televisión que ni una gota de agua podría soportarse sin que la catástrofe se hiciera mayúscula.  Si hubiese sido una suplica al cielo, esta fue escuchada, el domingo las lluvias cesaron en intensidad, amaneciendo con un dreno desde las montañas que mantenía constante la imagen de los ríos arrastrando aves y animales en una danza uniforme y concéntrica, todos en fila, como flotando en un mar de sueños rotos, se fugaban a un  punto común, desapareciendo metros adelante para no verse mas.

La cifra de mortandad en los tres países, nunca se lograr tener en firme, hay familias enteras que Vivian en tal pobreza, que nadie sabia donde se encontraban al perderse entre lo mas espeso de los pocos bosques salados de la zona. Para efectos estadísticos dejaremos el número en cerca de doscientos nombres, para efectos morales, serán más de trescientos. Guatemala ya se adelanto pidiendo el cese de las deportaciones de inmigrantes ilegales desde los Estados Unidos de América, mientras dura esta situación, El Salvador solicito la ampliación del programa de protección temporal para mantener la estabilidad económica necesaria ante este momento.

A manera de recuerdo, como que no bastara con el dolor y la fragilidad de la tierra, en Guatemala, la naturaleza se encapricho aun mas, drenando la tierra en un cráter inmenso, como casa de una oruga milenaria, oscuro y agobiante. Uniforme y simétrico, como cavado por una titánica mano misteriosa. Ya en el dos mil siete, se presentaban este tipo de fenómenos, pero este nuevo, con sus cien metros de profundidad, según las ancianas beatas, es parte de la premonición de fenómenos apocalípticos propios de la cultura maya.

Realmente semejante agujero impresiona, aunque la explicación científica explica y simplifica que el sistema de drenajes subterráneos se ha visto colapsado, por lo que el agua ha ido horadando la roca caliza hasta llegar a un punto crítico en el que se ha producido el derrumbe. Este fenómeno recibe el nombre de erupción kárstica. Que si bien le quita el velo de misterio al asunto, deja para el pueblo la idea que algo más esta por pasar.

Definitivamente nuestros pueblos se mueven entre la calamidad y el misticismo, desgraciadamente el dolor ante el desastre, siempre nos planta cara para recordar que mientras no se tomen medidas de contingencia, siempre será esta la zona mas vulnerable del planeta. El sistema de monitoreo de huracanes en Miami, Florida, el pasado siete de abril, pronosticaba la formación de quince tormentas que podrían afectar esta latitud, para el día siete de junio, cambiaron sus pronósticos para dieciocho tormentas de las cuales diez evolucionaran en huracanes de diversas categorías y fuerzas que afectaran directamente el triangulo norte de Centroamérica. El dolor y la catástrofe no son meras profecías.

2 comentarios en “La tormenta Agatha como prefacio a la catástrofe mayor en Centroamérica

  1. Definitely believe that which you stated. Your favorite
    reason seemed to be on the net the simplest thing to be aware
    of. I say to you, I certainly get annoyed while people
    think about worries that they plainly do not know about. You managed to hit the nail upon the top as well as defined out the whole thing
    without having side effect , people could take a signal.
    Will probably be back to get more. Thanks

  2. An impressive share! I have just forwarded this onto a coworker who has been doing a little homework on this.
    And he in fact ordered me breakfast simply
    because I stumbled upon it for him… lol. So let me reword this.

    … Thanks for the meal!! But yeah, thanx for spending time to talk about this subject here on your site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s