Carta de Dagoberto Gutierrez al Presidente Mauricio Funes Cartagena

ARENA, Democracia, Economia y finanzas, FMLN, Historia, Libertad de Prensa, Mauricio Funes, Mauricio Funes C., News Alert, Noticias, Noticias de El Salvador, Ortodoxia, Política, Politica de El Salvador, Prensa, Reforma Fiscal, Transformando Ciudades

Dagoberto Gutierrez

Estimado Señor Presidente:

Esta carta surge  entre las hojarascasreverberantes de la coyuntura  y es movida por la necesidad de hablar sobre lo que ocurre, además  de por qué ocurre lo que ocurre.

Usted sabe, tanto  o más que yo, que vivimos tiempos de transformación , de agotamientos de modelos enfermos y de crisis anunciadas, es decir, que vivimos en buenos tiempos porque para una sociedad como la salvadoreña que necesita nuevas raíces y nuevos, no hay nada mejor que los anuncios presionantes de que hay que cambiar lo que es necesario cambiar, hay que conservar lo que es necesario conservar y que aquel o aquellos y aquellas que no huelan en el viento los ramalazos de esos cambios no sabrán, oportunamente, que es lo que hay que apoyar o que es lo que hay que resistir.  En realidad esto no resulta fácil en ningún tiempo y el mejor lugar para entenderlo es desde abajo y desde adentro porque, fíjese señor Presidente, que desde abajo se puede saber que piensa la gente,  que quiere la gente,  que necesita la gente, que acepta y que rechaza la gente,  que es lo que la gente apoya y, esa inteligencia colectiva no siempre se puede captar desde arriba por eso es que  ser gobernante, según dicen los que saben, consiste en ser gobernado y el líder, dicen los más entendidos, es el que es guiado y se deja guiar;  por otro lado la vida por dentro resulta ser una mayor penetración en la realidad, hacia la realidad y ésta, la realidad cuando debe ser transformada hasta se anuncia.

Mire lo que ocurre con ese tema de los partidos, en realidad es todo el régimen montado constitucionalmente en 1983, como Ud. Lo sabe muy bien, el que ha perdido todo cimiento y todo techo y debe, puede y necesita ser sustituido por otro régimen de Democracia Participativa.

La Sala de lo Constitucional, en su casi totalidad, está ofreciendo el único camino,  el constitucional, para remozar, refrescar y oxigenar a la Democracia Representativa y Ud. Sabe,  como lo sabe mucha gente en el país, que una cosa es lo político y otra cosa lo partidario y aquí se trata, estimado señor Presidente, de  defender lo político y la política frente a lo partidario.  Mire que curioso señor mandatario que un partido político no es actualmente un factor que produce política, en todo caso, hace una política en cuyos cristales no se refleja la gente.

La Sala de lo Constitucional con solo cumplir la constitución se ha ganado el apoyo de la sociedad, de abajo y de arriba, de en medio y de los lados y, aún más,  Ud. Sabe que la actual coyuntura ha permitido al pueblo entender, mejor que nunca, que entre la cúpula del partido gubernamental FMLN y la cúpulas de los otros partidos no existen diferencias relevantes,  fíjese Presidente  que la soledad de los partidos los afecta a todos por igual, pero a unos les pesa más la orfandad, porque la coyuntura, al tener varias maromas ha situado al partido FMLN a la derecha de ARENA, aún cuando muchos miembros de ese partido nunca estarán cómodos en semejante depósito, ahora bien  Ud., de repente sin anuncio previo y, sin duda por sus propias razones gubernamentales,   ha aparecido y parecido en las filas de los que se oponen, por múltiples razones a la finalización de la burocracia partidaria y por primera vez Ud. Aparece total, integral, e intestinamente alineado   con el partido que lo hizo candidato presidencial.

En una primera mirada, estimado Presidente, podemos pensar en un viraje que no le asegurará, sin perjuicio de equivocarme, respaldo social ni reconocimiento  porque los cambios anunciados, esperados y soñados, sí serán verdaderos y hasta de verdad, deberán venir de abajo y afectarán a la manera de hacer política, es decir,  al régimen político y para eso, señor Mandatario, resultará imprescindible liberar las energías sociales del control  partidario.
Es cierto que la coyuntura es política y expresa una crisis histórica, nos presenta a una oligarquía venida a menos, víctima de su propia filosofía y estrangulada por la transnacionalización de la riqueza, estos sectores ahora compiten con cúpulas empresariales nuevas  que pueden gozar de las ventajas del control de aparatos públicos.  Todo este tráfago crítico ha de resolverse  y el problema es a favor de quien se va a resolver  porque Ud. Y yo sabemos que ninguna crisis es eterna y su solución depende de las fuerzas e intereses que se muevan en sus aguas.

Su gobierno, señor Presidente, que ya ha corrido dos años, como en un segundo, se encamina hacia su medianía y como nunca antes necesitará de mucha comprensión y apoyo de sus mandantes,  por supuesto, Presidente Funes, que Ud. Cuenta con abundantes razones,  argumentos e intereses para entrar en la casa o salir de la casa de acuerdo a su cabeza política. Lo cierto es que el momento que vivimos tiene un hilo fino que hilvana voluntades, intereses y posiciones que en otros aspectos pueden no coincidir pero ahora se encuentran en la lucha contra una burocracia partidaria que ya casi nadie quiere tener en su mesa de noche. Me imagino que Ud. Tampoco; pero si así fuera está en todo su derecho para dirigir su política, su pensamiento y hasta sus instintos.

El proceso político, siendo objetivo, sigue su marcha indetenible y su gobierno también sigue su marcha hacia sus metas.

Anuncios

Dagoberto Gutiérrez: Funes no es un buen presidente para los burgueses… y para los pobres, menosDagoberto Gutiérrez: Funes no es un buen presidente para los burgueses… y para los pobres, menos

Corrupción Institucional, Democracia, Economia y finanzas, FMLN, Libertad de Prensa, Mauricio Funes, Mauricio Funes C., News Alert, Noticias, Noticias de El Salvador, Noticias Nacionales, Noticias y Crónicas, Ortodoxia, Política, Politica de El Salvador, Prensa

Casa Presidencial ha dicho que el jet privado en el que el presidente Mauricio Funes fue a Disney World con su familia fue un préstamo de un empresario amigo del mandatario y de su gobierno

 por Otto Morán
El reconocido político salvadoreño Dagoberto Gutiérrez, uno de los dirigentes del ala de pensamiento de izquierda más radical en El Salvador analiza los más recientes hechos en los que se vio envuelto el presidente de El Salvador, Mauricio Funes, al viajar con su familia en un jet privado hacia Disney World, un avión del que Casa Presidencial solo ha dicho que es propiedad de “un empresario amigo del Presidente”.

¿Qué opina de lo sucedido, luego de que DIARIO LA PÁGINA diera a conocer fotografías del viaje familiar del presidente Mauricio Funes en un jet supuestamente prestado por un amigo empresario?

Yo no tengo una visión exacta de los hechos exactos, porque no los conozco, lo que yo conozco es un viaje presidencial con su familia a un determinado lugar en los Estados Unidos, un viaje de vacaciones, eso es todo.

Lo que ocurre es que se trata del presidente de la república y aparte de que la separación entre lo público y lo privado es artificial, en este caso la separación entre lo público y lo privado es irreal; el presidente es un hombre público, su cargo es un cargo público y parece lógico que un viaje en esas circunstancias y en las circunstancias actuales del país, provoque por lo menos preguntas.

Yo entiendo que las preguntas son de fácil respuesta para el presidente. En la medida que el presidente no responda le da a esto una secretividad que no debería tener, porque es un viaje de vacaciones nada más.

Lo mejor que el presidente puede hacer es contar todo como fue, y no sorprenderse porque los ojos de la gente estén puestos sobre él, si es el presidente de la república.

¿La Asamblea Legislativa debe tomar protagonismo sobre el tema?

Organizar un viaje de esos en un avión privado parece normal en gobiernos de derecha y en presidentes de derecha, probablemente en esas circunstancias la derecha no pida cuentas: este es un gobierno de derechas y Mauricio es un presidente de derechas, su política es de derechas, pero una parte de la gente lo mira como de izquierdas, y una parte de las cúpulas empresariales también lo ve como de izquierda.

Es esperable que un gobierno de izquierdas se comporte como un gobierno de izquierdas y un gobierno de derechas se comporte como un gobierno de derechas, ante esta coyuntura el presidente se está comportando como un presidente de derechas, lo cual me parece correcto, porque va con el contexto.

Sin embargo, si este es un viaje privado, si un amigo le prestó un avión o se lo alquiló, el problema político es ¿qué significa eso con relación a las políticas gubernamentales si lo público y lo privado no tiene fronteras? Esta es una pregunta política válida, y por eso es importante que el presidente hable de esto como una cosa natural, porque si él lo rodea de misterios, dará origen a especulación.

Es legítimo especular, sobre todo en una sociedad en donde no hay información, esa es la base de la especulación, al igual que el “chambre”, esa información popular en ausencia de la información oficial.

¿Qué implicaciones trae consigo esto?

Una cosa de estas, aparentemente es algo de la vida privada, pero no de la íntima, entonces debe ser transparente, tratándose del presidente sobre todo. Esto es un test sobre transparencia. ¿Hay cosas ocultas aquí? No, probablemente no. ¿Cosas indebidas? No, probablemente no. Pero no hay que hacer cosas buenas que parezcan malas, ni cosas malas que parezcan buenas, por eso se ha inventado la transparencia.

Todo esto es entre derechas, es una derecha y otra derecha y todo se hace al estilo de las derechas, porque todavía la sociedad no sabe cómo es un gobierno de izquierdas, eso está pendiente.

El FMLN no ha querido decir nada oficial al respecto.

De las izquierdas ninguna izquierda está en el gobierno, pero de ellas hay una que es gubernamental, que no es lo mismo que ser del gobierno.

No es deber de nadie pedir explicaciones al presidente, pero podría hacerse, pero todo está en manos de la conducta del presidente Funes.

El FMLN tiene una relación muy estrecha con el aparato de Estado, más estrecha que la que tiene con la gente, porque para el partido FMLN la gente solo son votantes, pero tampoco el partido tiene una relación estrecha con el presidente ni viceversa, esto es una tragedia griega. Esto más se asemeja a cuando Agamenón mata a su hijo, Clitemnestra mata a Agamenón y el hijo de Agamenón mató a Clitemnestra, es una oriestíada griega.

¿Es ético que el presidente de la república acepte regalos de este tipo?

Es un paso civilizatorio que se hable de ética gubernamental, porque hasta ahora la ética y la moral han estado referidas al ámbito individual, uno es ético o moral según así lo decida uno mismo.

Cuando se habla de ética gubernamental es un paso hacia adelante. Ahora ¿la conducta política de un funcionario se mide por su valor ético? No, mucho menos si los funcionarios son maquiavélicos. Maquiavelo no incluía la ética en la política, es que en ese momento no se conocía mucho sobre la ética, es una reflexión que vino después.

Aquí en este caso, estamos hablando de una reflexión política, estamos hablando de una conducta política, habida cuenta de que se trata del presidente de la república, y que la sociedad tiene el deber de permanecer alerta sobre todas estas cosas, sobre todo en un momento en donde Estado es instrumento del mercado y el mercado es el rey y el Estado es el siervo.

La pregunta de si es ético es compleja, porque el ladrón que le roba un cordón a una señora en una parada de buses y sale corriendo con el cordón en la mano tiene ética; el banquero que deja en la calle a un ser humano tiene ética, todos los seres humanos tenemos ética.

El asunto es cuál es la ética de cada quién, hay un choque de éticas ¿Es ético que una empresa destruya un bosque y deje a la gente sin agua, sin oxígeno para hacer el negocio de la vivienda? Para el capitalismo sí lo es, pero para los seres humanos que pierden su bosque, su oxígeno ¿es ético? No lo es; hay choque de las éticas.

¿La conducta del presidente es la misma mostrada públicamente hasta antes de ser presidente?

Las condiciones materiales de existencia determinan la conciencia ¿Mauricio era un buen periodista? Sí ¿Es un buen presidente? No ¿Es culpa de él? No, para los burgueses no es un buen presidente, para los pobres menos; pero sí era un buen periodista, y es que no hay quien sea bueno para todo. La sabiduría de la vida consiste en saber para qué es bueno uno.

Además, se trata de vivir como se piensa, y no de pensar como se vive, hoy Mauricio vive como piensa o piensa cómo vive, el ya no es periodista, hoy es presidente, pero ese es un cargo temporal, y esto probablemente afecta su condición de periodista, es una decisión en serio muy complicada.

¿Qué debe hacer el presidente para aclarar la situación?

No hacer cosas buenas que parezcan malas, ni hacer cosas malas que parezcan buenas.

En la medida en que cada quien es dueño de las decisiones personales, el presidente puede hacer lo que quiera cuando él así lo decida, no por ser presidente, sino por el hecho de tener la potestad de su vida como cualquier otra persona.

Yo creo que él va a dejar que se sigan construyendo más historias, así va a hacer.

Funes no cree que el modelo de Chávez funcione en El Salvador

Actualidad Mundial, Democracia, Economia y finanzas, Inmigración, Intercesión, Libertad de Prensa, Mauricio Funes, Mauricio Funes C., Noticias, Noticias de El Salvador, Noticias Nacionales, Ortodoxia, Pacto Fiscal El Salvador, Política, Politica de El Salvador, Prensa, Reforma Fiscal

MAURICIO FUNES

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, aseguró que el modelo económico y social conocido como “socialismo bolivariano” que preconiza su homólogo venezolano, Hugo Chávez, “funciona en Venezuela, si es que funciona, pero no en El Salvador”.

En una entrevista publicada hoy por el vespertino francés “Le Monde”, el dirigente salvadoreño puntualizó que el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) que lidera “permanece cercano a Venezuela y a Cuba”, pero matizó que su partido “ha sabido mostrar realismo y pragmatismo para adaptarse a la vida democrática”.

“El modelo cubano no podría ser adoptado aquí (en El Salvador) mientras que La Habana lo está reformando porque ya no es viable”, agregó.

Funes, que recibe hoy la visita de Barack Obama, dijo que los latinoamericanos “se equivocan al reprochar” al presidente de Estados Unidos que no haya aprobado aún la reforma migratoria, ya que ésta depende del Congreso y mostró su deseo de que pronto haya un acuerdo bipartito para sacarla adelante.

El presidente, electo en 2009, celebró, en cambio, que Washington haya prolongado el estatus de residente temporal (TPS) para inmigrantes en Estados Unidos hasta el 9 de marzo de 2012, una medida que sí que depende del Ejecutivo estadounidense, subrayó.

Funes reconoció que los gobernantes de la región no pueden sustraerse a la responsabilidad de aprobar reformas estructurales capaces de reducir los flujos migratorios.

Para ello, el presidente salvadoreño indicó que cuenta con promocionar “la agricultura y la ganadería, que absorben mucha mano de obra” al tiempo que recordó su plan para transformar 350.000 explotaciones familiares destinadas al consumo propio en unidades productivas orientadas hacia el mercado interior y la exportación.

El presidente también se refirió a la violencia en el país, que cuenta con la tasa de homicidios más elevada de América Latina, “con entre 18 y 20 asesinatos por día”, y afirmó que la solución al crimen organizado “no es un Estado carcelario sino un Estado social”.

Aún así, Funes dijo apostar por “los servicios de inteligencia y la infiltración en las bandas”, para lo cual construyen con la ayuda de Estados Unidos un centro de escuchas telefónicas, autorizado por una reforma constitucional.

La corrupción policial es otro de los problemas del país, según el mandatario, quien señaló que desde su llegada al poder se ha despedido a un centenar de policías y suspendido a 300 que son investigados por este motivo.

Además, destacó el esfuerzo de profesionalización de los cuerpos de seguridad con medidas como la creación de un laboratorio de investigaciones criminales en el país.

Encuesta Analítika Research & Marketing: Salvadoreños consideran sacrificable la democracia

Crimenes, Democracia, Economia y finanzas, Historia, Inmigración, Intercesión, Libertad de Prensa, Mauricio Funes, News Alert, Noticias, Noticias de El Salvador, Noticias Nacionales, Ortodoxia, Política, Politica de El Salvador, Pray, Prayer Room, Prensa, Transformando Ciudades

En un país con un historia de dictadura militar y refundado en democracia apenas hace 19 años, casi la mitad de sus habitantes están dispuestos a respaldar que los militares depongan un gobierno democrático si eso contribuye a resolver sus problemas. Es uno de los hallazgos de la encuesta a nivel nacional de Analítika Research & Marketing.

Ricardo Vaquerano

elfaro.net / Publicado el 2 de Febrero de 2011

Solo una séptima parte de los salvadoreños valora la democracia como el sistema de gobierno preferible sobre cualquier otro, mientras que casi la mitad dicen que estarían dispuestos a apoyar un golpe militar si el país siguiera sin resolver sus problemas económicos y de seguridad pública.

Esos son dos de los hallazgos de una encuesta a nivel nacional realizada con el propósito de averiguar cuánto aprecian los salvadoreños su democracia en relación con las demandas de la población. La información, recogida por la empresa Analítika Research & Marketing entre el 8 y el 13 de noviembre pasados, por medio de mil 200 entrevistas válidas, tiene un margen de error de +-2.8 puntos.

La investigación, producto de una alianza entre Analítika, el programa Sin Su Permiso y El Faro, evidencia una amplia disposición de los salvadoreños de 15 años o más a considerar la posibilidad de respaldar gobiernos autoritarios si no ven resueltos sus problemas de seguridad pública y económicos. Incluso manifiestan estar dispuestos a dar su apoyo a que los militares sustituyan a un gobierno elegido democráticamente (ver gráfico Golpe militar).

La encuesta incluyó entre las personas consultadas a aquellas que votaron en la presidencial de 2009 –el 60% de los entrevistados dijo que fue a votar el 15 de marzo de 2009- y que por lo tanto ya vivieron la “transición” de un gobierno de derechas a uno de izquierdas. Y también inicluyó a aquellas que tendrán edad para votar en la presidencial de 2014.

Cuando a los entrevistados se les preguntó si estarían dispuestos a apoyar que los militares tomaran el poder en reemplazo de un gobierno democrático si persisten los problemas económicos y de seguridad pública, un 45.6% respondió afirmativamente. Dado el margen de error de +-2.8 puntos, la diferencia entre quienes respondieron sí y quienes respondieron negativamente (49%) no es significativa.

El Salvador es un país que sufre epidemia de homicidios prácticamente desde el fin de la guerra, y el problema, lejos de resolverse, se ha ido agudizando a lo largo de los años. En el área económica, el nivel de pobreza subió por lo menos unos 7 puntos durante el gobierno de Antonio Saca y ahora que está terminando la crisis económica mundial El Salvador es de las naciones que más lentamente se recuperan.

Los salvadoreños, a pesar de que apenas en 1994 pudieron acudir libremente a las urnas, 17 años después consideran un bien sacrificable el de la democracia. Cuando a los entrevistados se les mostró una tarjeta con tres opciones y se les pidió que eligieran la que refleja mejor lo que creen, ocho de cada 10 declararon que la democracia es prescindible. Entre estos están la gran mayoría (72.3%) que dijeron que no importa el tipo de gobierno si este contribuye a resolver los problemas de la gente, y los que admitieron que en algunas circunstancias puede ser preferible un gobierno autoritario (7.3%). Los partidarios insobornables de la democracia fueron nada más el 14.2%. (ver gráfico Democracia devaluada).

¿Y qué circunstancias podrían ser esas que llevarían a la gente a apoyar un gobierno autoritario? A esta interrogante dan respuesta otros de los hallazgos de la encuesta. La encuesta preguntó qué alternativa de gobierno estarían los entrevistados a considerar en busca de solución a sus problemas. De entre seis opciones de respuesta, una quinta parte escogió dos que muestran su disposición a considerar como alternativa gobiernos no democráticos. De este 20%, 11.1% dijeron que valorarían un gobierno militar y un 8.8% que considerarían un gobierno civil autoritario (ver gráfico Gobernantes autoritarios).

La misma pregunta permitió obtener indicios de qué puede haber detrás de estas muestras de insatisfacción con la democracia, porque un 14.2% respondió que no cree que los políticos le resuelvan los problemas.

A esa respuesta se puede enlazar una serie de hallazgos que ilustran por qué la democracia no es un bien muy preciado por los salvadoreños: aunque la gente parece considerar las elecciones como una herramienta útil en su vida, tampoco las ven como la gran esperanza.

Seis de cada 10 salvadoreños consideran que ir a las urnas es mucho o algo útil para resolver sus problemas. Dos más de cada 10 las consideran poco útiles y solo un 19% piensa que son completamente inútiles (ver gráfico Utilidad de las elecciones).

Las mujeres (61.1%) más que los hombres (58.7%) tienen la convicción de que las elecciones son mucho o algo útiles. También lo creen el 65.1% de los entrevistados con rango de edad entre 25 y 35 años, y más los habitantes urbanos (61.4%) que los rurales (57.3%). Entre los jóvenes de 15 a 24 años, dos de cada tres (61.5%) también creen que las elecciones son mucho o algo útiles.

Estas proporciones son muy similares a la de salvadoreños habilitados para votar que acudieron a las urnas en 2009. En la elección presidencial del 15 de marzo hubo un récord de 62% de asistencia, y un porcentaje ligeramente menor emitió el sufragio. También son similares al 60% de entrevistados que dijeron que acudieron a votar hace dos años.

En el campo ideológico, los más convencidos de que los comicios son útiles son los de izquierda (71.2%) y los menos convencidos los que se dicen de centro (56.3%).

Los más escépticos de todos, los que menos utilidad le ven a las elecciones son los entrevistados en el rango de edades entre 51 y 64 años (44.6%)

En cuanto a los que fueron a votar en la elección presidencial de 2009, cerca de la mitad expresaron que lo hicieron porque buscaban con eso generar una transformación (ver gráfico Esperanza en las elecciones).

Si hay ese entusiasmo, entonces, ¿por qué, solo un 14.2% de los entrevistados dijo que la democracia es el sistema preferible cualesquiera sean las circunstancias?

Analítika también preguntó  a los salvadoreños si les basta con ir a las urnas y una vasta mayoría respondió que les gustaría ser consultados en otras decisiones importantes para el país (75.9%), no solo sobre quiénes quieren que sean sus gobernantes (ver gráfico Deseo de ser consultados). Más o menos esa misma vasta mayoría (72.2%) dijo que los gobernantes no los toman en cuenta después de ser elegidos (ver gráfico Ignorados por los gobernantes).

Al menos desde hace una década, diversidad de encuestas muestran que la clase política -particularmente los partidos políticos y la Asamblea Legislativa-, están en el fondo de los ránkings de credibilidad y de generación de confianza entre la población. La gente suele creer que los políticos se dedican más a velar por sus propios intereses que por el bien de la población.

A los entrevistados se les consultó qué es lo que más lamentan de los políticos y se les mostró una tarjeta con una lista de cuatro posibles respuestas. La gran mayoría respondió que lo que más les duele es que incumplan sus promesas o que sean corruptos (ver gráfico Demagogia y corrupción).

El incumplimiento de promesas fue la opción más mencionada, aunque entre los que se dicen de izquierda la corrupción (40.3%) es un pecado más grave que incumplir promesas (33.7%). Por el contrario, entre los de derecha el incumplimiento de promesas (49.4%) pesa mucho más que la corrupción (27.4%).

 

 

 


 

FICHA TÉCNICA:

Universo: Salvadoreños residentes en zonas urbanas y rurales del país
Cantidad de entrevistas: 1,200
Error muestral: +-2.8%
Nivel de confianza: 95%
Entrevistados: hombres y mujeres de 15 años o más
Período de entrevistas: 8 al 13 de noviembre de 2010
Entrevistas zona urbana: 64.83%
Entrevistas zona rural: 35.17%
Entrevistados hombres: 46.17%
Entrevistadas mujeres: 53.83%
Edad de entrevistados: 15-24 años 28.58%
25-35 años 24.58%
36-50 años 24.67%
65 o más 9.83%
Perfil de estudios: Sin estudios 9.92%
primaria 23.08%
básica 22.33%
bachillerato 30.25%
universidad incompleta 7.33%
universidad completa 7.08%
Ideología de entrevistados: izquierda 29.4%
centro 41.5%
derecha 29.1%
Casa encuestadora: Analítika Research & Marketing
Director casa encuestadora: Mario López

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Reporteros Sin Fronteras: A un año del asesinato de Christian Poveda, aún queda esclarecer la verdad

Crimenes, Historia, Mauricio Funes, Mauricio Funes C., News Alert, Noticias, Noticias de El Salvador, Noticias Nacionales, Noticias y Crónicas, Política, Prensa

Reporteros sin Fronteras prevé realizar una misión en el país, al final del año, por lo que esperan reunirse con el presidente Mauricio Funes.

 

La organización internacional de periodistas Reporteros Sin Fronteras, señaló que a un año del asesinato del cineasta franco-español Crhristian Poveda, que se cumple este 2 de septiembre, pese a que hay numerosos sospechosos capturados, aún queda esclarecer la verdad del caso.

Un informe elaborado porReporteros Sin Fronteras indica lo siguiente: “Periodista, documentalista y testigo comprometido, Christian Poveda nos dejó hace un año, a la edad de 54 años.

Su asesinato, ocurrido el 2 de septiembre de 2009 en una región rural cercana a San Salvador, atribuido a miembros de una pandilla, hizo que la profesión perdiera a uno de los mejores conocedores de la realidad centroamericana, con gran frecuencia ignorada por la prensa internacional.

Christian cubrió las guerras civiles en Nicaragua y El Salvador durante los años 70-80.

Cuando regresó a El Salvador, en la década de los 90, era uno de los raros profesionales que habían cubierto desde el interior el fenómeno de las pandillas locales, consagrando 16 meses de filmación a la vida cotidiana de la Mara 18. La Vida Loca, su obra mayor que relata esta experiencia, se proyectó en Francia dos semanas después de su asesinato.

El nombre de Christian Poveda figurará en la nueva estela de periodistas muertos en el ejercicio de su profesión en 2009, cuya inauguración tendrá lugar el próximo 7 de octubre en el museo Mémorial de Bayeux.

La Vida Loca será proyectada antes en el festival Biarritz Amérique latine, del 27 de septiembre al 3 de octubre (http://www.festivaldebiarritz.com/es/).

La investigación sobre el asesinato de Christian Poveda tuvo un desarrollo importante durante el año 2010.

Seguida de cerca por el presidente Mauricio Funes, quien también ejerció el oficio de periodista, esta investigación revela una verdadera voluntad política y judicial de resolver un caso emblemático, de la violencia que mina el país, y lo ubica entre los más peligrosos del continente.

El arresto en abril pasado del jefe de la pandilla, Daniel Cabrera Flores, alias “El Black”, presunto autor intelectual del asesinato de Christian Poveda, seguido un mes más tarde del de Iván Antonio Leiva, sospechoso de haber ejecutado directamente el crimen, eleva ya a 33 el número de inculpados en este caso. Aún se busca a otros dos individuos.

Alain Mingam, amigo cercano de la víctima y miembro del Consejo de Administración de Reporteros sin Fronteras, recuerda una lúcida conversación con Christian poco antes de su muerte: “Tengo cita en La Campanera con cuatro locos furiosos”.

Alain Mingam se alegra de los progresos de la investigación subrayando “la dificultad de establecer responsabilidades, de esclarecer la verdad de los hechos dada la abundancia de sospechosos”.

Compartimos su temor. Jean-François Julliard, Secretario General de la organización, le hace eco recibiendo a Dina Mendoza-Christophe, ministra-consejera de la embajada de El Salvador en Francia.

Reporteros sin Fronteras continúa movilizándose para que se haga justicia, y prevé realizar una misión en el país, al final del año.

Solicitamos desde ahora y en adelante un encuentro con el presidente Mauricio Funes para esta ocasión”.

En la ruta de un nuevo pacto fiscal

Actualidad Mundial, Democracia, Economia y finanzas, Inmigración, Intercesión, Libertad de Prensa, Mauricio Funes, News Alert, Noticias, Noticias de El Salvador, Noticias Nacionales, Noticias y Crónicas, Pacto Fiscal El Salvador, Política, Politica de El Salvador, Prensa, Reforma Fiscal, Transformando Ciudades
En la ruta de un nuevo pacto fiscal
José Barrera

El fisco salvadoreño busca la fórmula que le garantice subir la carga tributaria con relación al PIB. La tarea según FUNDE debe pasar por la aplicación de un pacto fiscal.

Subir la carga tributaria sin subir las tasas es uno de los mayores dolores de cabeza de la administración del presidente salvadoreño Mauricio Funes. La gestión ya ha movido algunas piezas para completar un rompecabezas que permitiría que El Salvador siga invirtiendo sin la necesidad de incrementar la deuda. Sin embargo, la recesión de la economía (que ya acumula más de 20 meses con saldos negativos) es un poderoso bloqueo para las primeras iniciativas.

En los últimos dos años la carga tributaria reportó una caída de casi un punto porcentual del PIB (hasta 13.1%) como resultado de la baja de la actividad económica y de menores ingresos en impuestos claves como renta, IVA e importaciones.

En contraste, se mantiene una tendencia al alza del gasto corriente y el déficit fiscal (5.5%) y un deterioro en la capacidad de pago de la deuda con fondos propios, pasando de -0.7% en 2008 a -3% en 2009 (incluyendo pensiones).

Ante un panorama cada vez más complicado la respuesta del Ejecutivo del primer partido de izquierda en el poder fue aplicar una nueva reforma fiscal que pasa por ajustar las tasas a licores, al sistema financiero, vehículos y otras áreas que tras intensos debates en la Asamblea Legislativa vieron recortados sus metas de recaudación.

El proyecto pretendía inicialmente recuperar alrededor de $250 millones, pero tras los cabildeos en la Asamblea las previsiones se recortaron a $150 millones.

El escaso margen de maniobra prácticamente está poniendo como gran solución la ampliación de la base tributaria con la inclusión del comercio informal, un rubro que crece año con año y del cual el Gobierno Central no tiene estudios recientes.

Roberto Rubio, director ejecutivo de la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE), considera que ampliar la base no es un plan sencillo y adelanta que crear un mecanismo eficiente para recuperar tributos de un sector disperso podría tomar más de un año.

En 1998, un estudio del Ministerio de Economía determinó que en el país habría unos 40,000 microempresarios. Se estima que la cifra ha crecido en los últimos 12 años, pero nadie se atreve a hacer un cálculo sobre este amplio abanico de negocios y su aporte al PIB.
Alexander Segovia, secretario técnico de la Presidencia de la República, sostiene que la administración planea un pacto fiscal y deja entrever la necesidad de ampliar la base tributaria mediante la inclusión de los informales, pero agrega que esto se definirá mediante el diálogo en el seno del Consejo Económico y Social (CES), ente que también trabaja en la articulación del plan quinquenal de inversiones del Estado y que se espera se presente este mes (abril).

Armando Arias, presidente de la Cámara Americana de Comercio de El Salvador (AMCHAM), apoya la idea de buscar la sostenibilidad fiscal y apoya la idea de una nueva era de reformas que garanticen el flujo de dinero hacia las arcas estatales.

“Creo que en el empresariado estamos a tiempo de hacer la reforma en general, no objeto la (primera etapa de la) reforma como tal, estuvimos de acuerdo que se necesitaban fondos y que estos los obtuviera el Gobierno, la discusión era como se conseguían los fondos porque un tema que decimos es que hay necesidad de ampliar la base de contribuyentes, hay un sector importantísimo de la economía informal que no paga impuestos y creemos que todos debemos pagar, el tema no fue el empresariado opuesto a la reforma sino que discutió cómo conseguir los fondos”, sentencia el representante gremial.

El tema de la carga tributaria parece tomar protagonismo en la región. En su última reunión en San Salvador los presidentes Mauricio Funes, de El Salvador; Álvaro Colom, de Guatemala y Porfirio Lobo, de Honduras, acordaron elevar la recaudación.

“La carga tributaria de nuestros pueblos es sumamente baja comparada con la de otros países. Nosotros no llegamos ni al 14% del PIB y no somos viables en los próximos años sino aumentamos nuestra carga tributaria cerca de un 17% y 18% del PIB”, enfatizó Funes.

El mandatario considera que la región tiene una tarea pendiente (de incrementar la recaudación fiscal) y reconoció que ese fue uno de los temas en la reunión con la Secretaria de Estado Hillary Clinton. “Se acabaron los tiempos en los que nosotros vamos a Estados Unidos a pedir que hagan parte de la tarea que nosotros no hemos hecho en todo este tiempo”, finalizó.

Noticias Relacionadas

FUSADES: Pacto fiscal debe ser integral

¿Qué es un pacto fiscal? En El Salvador se estudia como medida de gobierno

Democracia, Economia y finanzas, FMLN, Libertad de Prensa, Mauricio Funes, News Alert, Noticias, Noticias de El Salvador, Noticias Nacionales, Política, Politica de El Salvador, Prensa, Reforma Fiscal

Por Saúl Díaz Ortiz (*)

El pacto fiscal no es un instrumento reciente, en América Latina se han venido utilizando desde la década de los 90´s

SAN SALVADOR – De acuerdo al artículo “El Pacto fiscal: fortalezas, debilidades, desafíos” de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, pacto fiscal es “un acuerdo político explícito o implícito de los distintos sectores sociales sobre qué debe hacer el Estado, ayuda legitimar el nivel, composición y tendencia del gasto público y de la carga tributaria necesaria para su financiamiento”. En este sentido, es difícil estar en desacuerdo con la intención de coincidir en cuanto a la cantidad, destino y origen de los recursos que el Estado debe tener para cumplir con los objetivos de desarrollo de un país.

El pacto fiscal no es un instrumento reciente, en América Latina se han venido utilizando desde la década de los 90´s teniendo aciertos y desaciertos como cualquier herramienta de carácter político.

En Chile durante los 90´s se llegó a un exitoso pacto fiscal que otorgó los recursos para financiar programas sociales que redujeran la pobreza y contribuyeran al desarrollo del país. En esa ocasión la Concertación de Partidos por la Democracia (coalición de partidos políticos de centro-izquierda), tomó el liderazgo y consiguió acordar con representantes de toda la sociedad llevar a cabo una reforma fiscal que involucró principalmente al IVA y al impuesto sobre la renta.

En Brasil, un pacto fiscal implícito ha permitido que este país posea una de las mayores cargas tributarias (proporción de ingresos tributarios en relación al Producto Interno Bruto) de toda América Latina. Sin embargo, de acuerdo con E. Lora en su texto “El futuro de los pactos fiscales en América Latina”, la complejidad y alto nivel de burocracia del sistema fiscal brasileño (con discusiones entre gobiernos federales, estatales y el ramo legislativo) no ha permitido llegar a un pacto fiscal explícito que derive en una reforma fiscal integral que pueda otorgar todos los recursos que puedan generar el gasto público necesario para ejecutar ciertos programas dirigidos hacia la clase media de Brasil.

En Centroamérica ha habido dos experiencias con resultados parciales, una se ha dado en Guatemala en donde los Acuerdos de Paz de 1996 estipularon incrementos en el gasto público y en la carga tributaria. A pesar de esto, no se establecieron los mecanismos de negociación para determinar cuál sería el camino a seguir en la consecución de dichas metas. Luego de los Acuerdos de Paz han existido diversos esfuerzos en establecer un pacto fiscal que entregue ese camino a seguir pero aún no se han dado los resultados políticos necesarios.

La otra experiencia ha sido en Costa Rica, en donde se han intentado llegar a acuerdos fiscales sin éxito debido a que al parecer, la sociedad costarricense ha perdido la confianza en los mismos. Esto se debe a que varias administraciones han realizado debates públicos cuyos acuerdos han sido bloqueados por el Congreso o por la sala de lo constitucional de ese país.

En este sentido, se puede ver que los pactos fiscales no son exitosos por sí mismos, sino que deben tomar en cuenta muchos factores para poder concluir en acuerdos sostenibles y que dibujen el camino para lograr dichos acuerdos.

Dentro de muchos textos se describen ingredientes necesarios para que un pacto fiscal sea fructífero, en esta parte del artículo trataré de describir los componentes que personalmente creo deben ser tomados en cuenta para la realización de un pacto fiscal en El Salvador:

– Liderazgo político claro: En este caso el Presidente de la República debe tomar la batuta y guiar toda la discusión necesaria para obtener un pacto fiscal, se debe recordar que esta es una herramienta política y el líder es el que debe encargarse de dirigir todas las fuerzas de la sociedad hacia un mismo camino.

– Inclusión, en cuanto sea posible, de todas las instituciones políticas con representación en la Asamblea Legislativa: Si se toma en cuenta que los diputados en el congreso tienen la potestad de tomar muchas de las decisiones en cuanto a los ingresos y egresos del Estado, los partidos políticos deben escuchar y opinar sobre cuáles serán los mecanismos para financiar el gasto público necesario para el desarrollo del país.

– Participación de la sociedad civil en su conjunto: además de la clase política debe tomarse en cuenta con igual importancia la opinión de Universidades, tanques de pensamiento, empresa privada y organizaciones civiles. Este debate debe ser preciso y de altura para evitar reuniones en donde lo más relevante sea el momento del “coffee break”.

– El pacto es un acuerdo no necesariamente unánime: no debe esperarse que todos coincidan exactamente en un punto para poder dar por terminado el tema. Se debe tomar en cuenta que la unanimidad en este tipo de tópicos es prácticamente imposible e iniciar con condiciones inamovibles puede ser un error. A pesar de lo anterior, la discusión debe llevarse a cabo en términos razonables y aunque nada está escrito en piedra, el objetivo de contribuir al desarrollo del país no debe perderse de vista por ningún motivo.

– La única fórmula viable es la que está estrictamente diseñada para El Salvador: la parte técnica del pacto debe ser diseñada tomando en cuenta la realidad del país únicamente.

– Tomar como referencia (y como nada más) la experiencia de otros países es de carácter muy valioso pero un ejercicio de adecuación es vital para el éxito de esta herramienta.

– La brevedad del debate es clave: Entre más tiempo tarde la discusión entre las partes, esta puede perder validez. Esto no quiere decir que deben tomarse a la ligera los temas a discutir, pero si se hace con una buena planificación (incluyendo divisiones del trabajo, agenda, reglas, etc.) el tiempo se usará de la manera más eficiente posible.

– La confianza entre los involucrados debe ser garantizada: Un pacto fiscal es un acuerdo y como cualquier acuerdo entre dos o varias partes, este está condicionado a la confianza que exista entre las mismas. Por lo anterior, la transparencia es el pilar de esta herramienta, sin esta no existe posibilidad de evaluación y los involucrados no tomarán en serio su rol activo (desestimando la importancia de financiar el gasto público que finalmente retornaría hacia ellos mismos en forma de programas estatales de diversa índole).

Tomando en cuenta estos componentes puede obtenerse el mayor provecho de una herramienta política que tiene por objetivo a que todos los actores sociales unifiquen esfuerzos para financiar y vigilar el gasto público necesario para el desarrollo de un país.

(*) Economista y Redactor de ContraPunto

Estado salvadoreño pide perdón por violaciones a derechos humanos en guerra

Actualidad Mundial, ARENA, FMLN, Marcando Historia, Mauricio Funes, News Alert, Noticias, Noticias de El Salvador, Noticias Nacionales, Noticias y Crónicas, Pray, Prensa, Transformando Ciudades

La primera dama salvadoreña en el acto por derechos humanos en El Salvador

Por Oscar Batres (AFP)

SAN SALVADOR — El presidente de El Salvador, Mauricio Funes pidió este sábado “perdón” por las “graves” violaciones a los derechos humanos cometidos por fuerzas de seguridad gubernamentales en la guerra civil de doce años (1980-1992) que finalizó hace 18 años.

“Reconozco que agentes, entonces pertenecientes a organismos del Estado entre ellos las fuerzas armadas y cuerpos de seguridad pública, así como otras organizaciones paraestatales, cometieron graves violaciones a los derechos humanos y abusos de poder”, señaló el jefe de Estado en un mensaje a la nación a 18 años de la firma de los acuerdos de paz.

Entre “las graves” violaciones a los derechos humanos cometidas contra “civiles indefensos” figuran masacres, ejecuciones arbitrarias, desapariciones forzadas, actos de represión, por los que Funes dijo que el Estado es “responsable por acción como por omisión”.

“Por todo lo anterior en nombre del Estado salvadoreño pido perdón”, aseguró Funes..

El pedido de perdón por parte del Estado salvadoreño por las violaciones a los derechos humanos cometidos en la época del conflicto, era un pedido permanente de organismos defensores de los derechos humanos desde hace más de 20 años.

Funes sostuvo que era necesario pedir perdón “a todos los mártires que con su vida defendieron la paz”, ello en referencia al asesinado arzobispo de San Salvador, Oscar Arnulfo Romero, asesinado por escuadrones de la muerte de ultraderecha el 24 de marzo de 1980.

“Pido perdón a todos los afectados y afectadas, a todos los que durante años han llevado el drama en su corazón sin el amparo de sus instituciones”, insistió tras confiar que “este perdón sirva para dignificar a las víctimas”.

La guerra civil concluyó el 16 de enero de 1992 mediante la firma de acuerdos de paz entre el gobierno derechista del presidente Alfredo Cristiani y la guerrilla izquierdista del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

“Con los acuerdos de paz El Salvador firmó un acuerdo para decir nunca más a muchas cosas: nunca más a violaciones a los derechos humanos, nunca más al uso de la violencia, nunca más a la represión para silenciar ideas y hoy sumanos un nunca más que es un nunca más el darle la espalda a las víctimas”, añadió.

El presidente dijo que conformará una comisión que estará encargada de proponerle “la adopción de medidas para la reparación” moral y material a los familiares de las víctimas de las violaciones a los derechos humanos durante la guerra civil que dejó 75.000 muertos y 7.000 desaparecidos.

También este sábado la ex guerrilla salvadoreña conmemoró el 18 aniversario de los acuerdos de paz y nuevamente pidió “perdón” a los ciudadanos que fueron afectados “por acciones militares” que cometieron en esa época.

“El FMLN le pide perdón a todo el pueblo salvadoreño afectado por nuestras acciones militares y queremos decirles que como muestra de reparación en 18 años de acuerdos de paz hemos trabajado en construir un nuevo camino de democracia y justicia y de bienestar para todos”, afirmó el vicepresidente y ex comandante guerrillero Salvador Sánchez Cerén durante un acto en el Monumento al Cristo de la Paz, en la periferia sur de San Salvador.

La crisis económica consolida la democracia en América Latina, Latinobárometro 2009

Actualidad Mundial, Democracia, Golpe de Estado Honduras, Inmigración, Libertad de Prensa, Mauricio Funes, News Alert, Noticias, Noticias de El Salvador, Noticias Nacionales, Noticias y Crónicas, Prensa, salud

Aumenta el respaldo al régimen democrático y a la economía de mercado entre los países de la región, según el Latinobarómetro

Latinobarómetro 2009

La crisis económica internacional ha tenido efectos inesperados en América Latina. Lejos de los augurios que vaticinaban regresiones y desgobierno, el continente americano ha sufrido menos que el resto del mundo y, más notablemente aún, los ciudadanos han reforzado su confianza en la democracia y en la economía de mercado. Así lo refleja el estudio Latinobarómetro 2009, presentado este viernes. La fotografía de esta macroencuesta, realizada en 18 países, muestra una América Latina preocupada por la economía y la delincuencia, pero también más tolerante, más feliz y con una mayor confianza en el futuro.

Los propios analistas del Latinobarómetro no pueden evitar utilizar el término “paradoja” a la hora de explicar los resultados de su trabajo. El apoyo a la democracia, constatan, ha aumentado en un año de decrecimiento económico, en el que el Producto Interior Bruto de América Latina se contraerá en alrededor del 1,6%. Pese a ello, la defensa del sistema democrático sigue en aumento y alcanza el 59%, dos puntos más que en la encuesta del año pasado. Toda una sorpresa, si se tiene en cuenta que, durante la crisis asiática de 2001, el apoyo a la democracia había bajado a un 48%. “Este dato hace mirar con una nueva perspectiva la consolidación de la democracia” en el continente, sostiene el informe. En palabras de su directora, la consultora chilena Marta Lagos, no se trata “de una democracia volátil al vaivén de la economía. Responde a toros elementos diferenciados”.

La explicación a esta paradoja puede estar en el hecho de que la crisis ha encontrado a una región más preparada, gracias a las reformas llevadas a cabo en la década precedente (flexibilidad en los tipos de cambio, manejo fiscal prudente, disminución de la deuda, etc). Y el choque se ha visto amortiguado por el “quinquenio virtuoso” (2003-2008), en el que la economía creció a un promedio anual del 4,8%, lo que ha posibilitado la expansión de las clases medias y la reducción de la pobreza en diez puntos. La adopción de políticas responsables y su continuidad han mejorado la imagen de los gobernantes: la población aprueba la forma en la que sus gobiernos están manejando la crisis, algo que ya había percibido también la OCDE en su reciente informe sobre la economía latinoamericana. “Mientras la crisis de los años ochenta derrota a la región, esta crisis parece verse contenida con políticas públicas que los pueblos reconocen”, señala el informe.

Quizás por ello, a pesar de que los problemas económicos (inflación, paro, pobreza) son prioritarios para la mitad de los encuestados, el apoyo a la economía de mercado ha pasado del 52% en 2008 al 59% en 2009, y es mayoritario en todos los países, salvo en Ecuador y Argentina.

Las naciones con una peor percepción de la economía son Nicaragua y Honduras, a las que se suman México, Guatemala y Argentina. Por el contrario, los ciudadanos más confiados son los de Brasil, Paraguay, Panamá, Colombia, Costa Rica y Chile.

El optimismo se ve reflejado en el grado de aprobación de los gobernantes. “Los presidentes son los grandes ganadores en esta crisis, ya que no sólo aumenta su valoración política, sino que logran mejorar la percepción de la democracia en sus países”, dicen los analistas. Un promedio del 60% de los latinoamericanos apoya a sus mandatarios, llegándose al 80% en Chile, Brasil, El Salvador y Panamá. En cambio, los gobernantes de Argentina, Perú, Nicaragua y Venezuela son los menos apreciados.

Este respaldo a la figura del presidente, inusitadamente alto, lleva a los analistas del Latinobarómetro a advertir cierto riesgo de un “hiperpresidencialismo” en detrimento de otras instituciones, como el Congreso y los partidos políticos, que sufren un enorme descrédito, a tenor de la encuesta. Este peligro se agudiza por la “ola reeleccionista” que sacude a numerosos países del continente, y que podría agudizar la fragilidad institucional.

Y es que las encuestas muestran inconsistencias que revelan fallas en la percepción de la democracia y actitudes autoritarias. De hecho, los “demócratas perfectos”, que responden de forma adecuada al “examen político”, no superan el 8%. Pero más del 70% cree, como Churchill, que la democracia es el menos malo de los sistemas de gobierno. Eso sí, un tercio de la población está de acuerdo con pasar por encima de las leyes para poder resolver problemas.

El caso de Honduras es revelador. Según la encuesta, un 76% de los latinoamericanos y un 58% de los hondureños se declaran contrarios al derrocamiento de Manuel Zelaya el pasado junio. Lo inconsistente, sin embargo, es que un 42% (y un 48% en el caso de Honduras) se muestra partidario de que los militares depongan a un presidente que viola la Constitución.

Pese a todo, el porcentaje de los latinoamericanos que nunca apoyarían a un gobierno militar “bajo ningún concepto” sigue aumentando, hasta alcanzar este año un 65%. Y una mayoría de la población cree además que vive en una democracia homologable. La carrera electoral que ha vivido el continente en 2009, con la celebración de comicios en 13 países, permite a los analistas del Latinobarómetro concluir que no puede hablarse de “giro a la izquierda”, dadas las enormes diferencias entre los gobernantes así catalogados. Por el contrario, señala el informe, “el pragmatismo político y las circunstancias nacionales parecen imponerse en América Latina sobre el dogmatismo”.

No falta en la encuesta una evaluación continental de los líderes: el presidente de EE UU, Barack Obama, es el más apreciado, seguido del brasileño Lula da Silva y del rey Juan Carlos. Un año más, Daniel Ortega (Nicaragua), Fidel Castro (Cuba) y Hugo Chávez (Venezuela) suscitan el mayor rechazo.

El estudio, dirigido por la ONG Corporación Latinobarómetro, con sede en Santiago de Chile, se realizó a partir de más de 20.000 entrevistas se llevaron a cabo en toda América Latina (salvo Cuba) entre septiembre y octubre, con un margen de error de alrededor del 3%.

Salvadoreños aceleran remoción de escombros

Actualidad Mundial, Amistad a la salvadoreña, ECOLOGIA, Economia y finanzas, Intercesión, Mauricio Funes, News Alert, Noticias, Noticias de El Salvador, Uncategorized
Salvadoreños remueven lodo de su vivienda que fue destruida por un deslave hoy, 11 de noviembre de 2009, en San Pedro Perulapan, a unos 23 kms al este de San Salvador (El Salvador). Un frente frío afecta el país mientras se recupera de la tragedia causada por las torrenciales lluvias del fin de semana, que dejaron al menos 157 muertos y unos 14.096 damnificados, que permanecen en albergues temporales.
Salvadoreños remueven lodo de su vivienda que fue destruida por un deslave hoy, 11 de noviembre de 2009, en San Pedro Perulapan, a unos 23 kms al este de San Salvador (El Salvador). Un frente frío afecta el país mientras se recupera de la tragedia causada por las torrenciales lluvias del fin de semana, que dejaron al menos 157 muertos y unos 14.096 damnificados, que permanecen en albergues temporales.

 

Roberto Escobar / EFE

SAN SALVADOR – Los salvadoreños aceleran la remoción de toneladas de escombros en comunidades aún aisladas por las recientes lluvias y en medio de un frente frío que representa una nueva amenaza para más de 14.000 damnificados.

El frente frío que azota el país desde el martes, un día después que terminaron cuatro días de aguaceros, “es una nueva amenaza” de enfermedades respiratorias para los damnificados, dijo el miércoles a la AP el viceministro de Gobernación, Ernesto Zelayandía.

Indicó que se agiliza la entrega de frazadas y ropa a los afectados “o incluso a población que no están en albergues, pero están en sus viviendas dañadas. Estamos también dándole seguimiento al caso”, apuntó.

Los damnificados están distribuidos en 132 albergues de siete de los 14 departamentos del país, incluida la capital.

El frente, que se extiende desde el Golfo de México hasta el este de los Estados Unidos y que desaparecería el viernes en este país, podría causar vientos entre los 35 a 40 kilómetros por hora y temperaturas entre los 12 y 18 grados, temperaturas muy inferiores al promedio de 27 a 30 grados en El Salvador.

Zelayandía explicó que decenas de soldados, policías, bomberos y pobladores ayudaban el miércoles en la remoción de “toneladas de escombros” en varias comunidades, sobretodo de la región central del país, aún aisladas por el desastre. Los trabajos podrían extenderse por dos semanas.

Indicó que también se trabaja en la limpieza de “carreteras, construcción de puentes destruidos y hay que hacer puentes provisionales”, apuntó.

Una de las poblaciones afectadas es la localidad de Verapaz, en las faldas del volcán Chichontepec, a unos 50 kilómetros al este de la capital, donde un alud de lodo y piedras, mató a unas 16 personas, mientras que otras 47 están desaparecidas, según cifras oficiales.

El alud también afecto la vecina población de Guadalupe que “aún está aislada, porque el lodo y piedras de grandes dimensiones destruyó también casas y obstaculizó vías. Se está trabajando intensamente para restablecer las vías de acceso de todas esas zonas”, señaló el viceministro de Gobernación.

El presidente Mauricio Funes informó que el desastre dejó por lo menos unos 160 muertos. El reporte oficial de la Dirección General de Protección Civil mantenía la cifra de 60 desaparecidos y elevó a 14.096 los damnificados.

El viceministro de Agricultura, Hugo Flores explicó que la producción del frijol, la principal base de alimentación de los salvadoreños, sufrió “un mayor impacto” por las lluvias, frente al café, caña de azúcar y maíz.

Agregó en entrevista a la cadena Telecorporación Salvadoreña que ha habido pérdidas por unos 12 millones de dólares.

Flores dijo que ante una posible escasez del grano, el gobierno “explorará posibilidades” de obtener la compra de más frijol a Nicaragua, “México, quizás, u otros países a nivel de la región, pero consideramos que este tema si podría ser abordado y resuelto”.

La ayuda internacional comenzó a llegar la víspera con camiones cargados de alimentos, materiales para construcción y ropa de los gobiernos de Guatemala y Nicaragua, informó la cancillería.

La agencia de cooperación española informó que uno de sus aviones con paquetes de productos de cocina, de higiene, frazadas y dosis de sales de suero de rehidratación para más de 5.000 afectados.

La embajada de los Estados Unidos anunció la llegada de otro avión con un primer cargamento de más de 60 toneladas de botellas de agua, productos para la higiene y material para preparar albergues temporales.

Se esperaba el miércoles el arribo de otros dos aviones con ayuda de los gobiernos de Venezuela y Japón.