Victories give force to tea party movement

Actualidad Mundial, Cristianismo, Democracia, Economia y finanzas, Inmigración, Intercesión, Libertad de Prensa, News Alert, Noticias, Noticias Nacionales, Noticias y Crónicas, Ortodoxia, Política, Prayer Room, Prensa, Reforma Fiscal, Reforma Migratoria, Transformando Ciudades

Washington Post Staff Writers
Wednesday, November 3, 2010; 2:15 AM

Americans cast their ballots Tuesday in House, Senate and statewide races.

 

The tea party celebrated decisive victories on Tuesday night, proving that it has matured from a protest movement into a powerful force for political change.

On Tuesday evening, the movement claimed its first wins in the Senate, as Republican Rand Paul defeated Attorney General Jack Conway (D) in Kentucky and the GOP‘s Marco Rubio claimed Florida. Later in the night, tea-party backed Pat Toomey defeated Rep. Joe Sestak in Pennsylvania.

Sen. Jim Demint (R-SC), who has been a leader of the tea party movement, endorsing candidates and raising money for their campaigns, called the wins part of an “awakening going on in our country.”

The victories, while significant, were offset by some big losses: Senate Majority Leader Harry Reid held onto his seat after a tough Nevada race against Republican Sharron Angle. Democrat Chris Coons grabbed a double-digit win over tea party favorite Christine O’Donnell in Delaware. And in West Virginia, Democrat Joe Manchin beat back a strong challenge from Republican John Raese.

Still tea party candidates and supporters found much to celebrate, calling their wins a mandate for change in Washington.

“We’ve come to take our government back,” Paul said during his victory speech. “The American people are not happy with what’s going on in Washington. Tonight there is a tea party tidal wave, and we’re sending a message to them. It’s a message that I will carry with me on day one. It’s a message of fiscal sanity, a message of limited government and balanced budgets.”

Paul, a tea party activist and son of Rep. Ron Paul (R-Tex.), a former presidential candidate, won a tough Republican primary where he challenged a candidate backed by his party’s top leaders. He excited tea party supporters this summer at his campaign stops, which were feisty affairs heavy on a populist call to arms against what he describes as Washington’s unsustainable spending, crippling debt, career politicians, a “socialist” health-care law and a failure to close the nation’s borders to illegal immigrants.

Rubio, who emerged early on as a marquee tea party-backed candidate, beat incumbent Florida Gov. Charlie Crist, who ran as an independent, and Rep. Kendrick Meek (D). In his acceptance speech, the newly elected senator warned that wins by tea party-backed candidates should not be taken as a sign of support for Republicans.

“The stories are being written about what this election is about,” Rubio said. “We know that a growing number of Republicans will be elected to the Senate. We make a great mistake if we believe that these results are somehow an embrace of the Republican Party. What they are is a second chance.”

In Delaware, O’Donnell blew Republican chances to pick up Vice President Biden‘s former Senate seat. After being endorsed by former Alaska governor Sarah Palin, O’Donnell caught the media spotlight and picked up a surprise primary win over moderate U.S. Rep. Michael N. Castle in that state’s GOP primary. Despite her loss, O’Donnell said the Republican party will never be the same. “And that’s a good thing,” she said. “Our voices were heard. This is just the beginning.”

The tea party effort, which has captured attention with its dramatic, sometimes angry displays of conservative, anti-government fervor, proved its ability to sway Republican primaries in other stunning upsets this year, in Utah, Nevada and Alaska.

Still, uncertainties remain. First is the finding, in a Washington Post canvass conducted last month, that local tea party groups are less organized and politically active than previously thought. Much of the grass-roots organization that swayed primaries was coordinated and financed by large national groups led by Republican insiders, including FreedomWorks, the Tea Party Express and Americans for Prosperity.

Second is the question of how, and whether, such a disconnected army can make a real difference in governing. Polls show that more Americans than not are turned off by the tea party, with many viewing the movement as extreme.

The tea party movement fared better among voters who came out on Tuesday, according to exit polls. Nationally, 40 percent of those who voted Tuesday said they support the tea party, and 23 percent of voters said their vote for the U.S. House was an indication of their support for the tea party movement. Eighteen percent said their Congressional vote was a vote against the tea party. The majority of voters said the tea party was not a factor in their Congressional vote.

U.S. Rep. Chris Van Hollen (D-Md.), chairman of the Democratic Congressional Campaign Committee, said that most voters have “grave reservations” about tea party candidates, some of whom were recruited by Palin, one of the movement’s most visible figures.

“That’s causing great concern to voters from moderate swing districts, because those voters aren’t looking for right wing ideologues. They’re looking for centrist problem-solvers,” Van Hollen said.

Across the country on Tuesday, tea party organizers, in addition to well-funded, national conservative leaders, took a different view. They celebrated their wins and claimed the tea party deserved credit for the increase in the number of conservatives elected to Congress.

Jason Hoyt, the director of the Central Florida Tea Party Council Orlando, said Rubio will be a great senator.

“The tea party movement around the state did a good job by getting behind him, by supporting him early and sending a message to Charlie Crist that we didn’t want his moderate middle-of-the-road wishy-washy politics,” Hoyt said.

Hoyt and his compatriots were figuring out what to do with the big “Mission Accomplished” banner they had made to celebrate former Senate Majority Leader Daniel Webster’s defeat of Rep. Alan Grayson (D). “I guess we were pretty confident,” he said sheepishly.

At Rand Paul’s victory party in the new senator’s adopted home town of Bowling Green, Ky., Fred Barkey, 67, a retired executive, said he thought Paul’s tea party stature would empower Paul to lead efforts to slash welfare and social security spending.

“He’s going to have a lot of influence on the rest of the Republican party, because he’s a national figure,” Barkey said.

Landon Thompson, 58, who was also at Paul’s party, said he and his wife, Barbara, had gone to Washington to protest the health-care overhaul bill and hoped it now would be repealed. Paul’s victory indicated something new, he said.

“For one, I’ll settle in my mind that the Constitution will be looked at seriously… and respected,” Thompson said.

n a haze of cigarette smoke at the Doylestown Moose Lodge in eastern Pennsylvania on Tuesday night, a few tea party supporters and Republicans formed a conga line and belted out the lines of an old Twisted Sister hit. As election returns showed projected wins by Paul and other tea party-supported candidates, the celebrants sang out their opposition to the policies of Democrats and the Obama administration: “We’re not gonna take it anymore!”

The Kitchen Table Patriots, which threw the party, celebrated victories of Republicans Pat Toomey for Senate and Mike Fitzpatrick for the 8th District House seat.

Kathy Posnett, a retired secretary, logged more than 5,500 calls on a phone bank to help make it happen.

“I kept thinking of my daughter,” Posnett said. “I didn’t want her to pay off the stimulus. This is just so awesome. Murphy voted with Pelosi 70 percent of the time. It made me ill. Now he got his.”

 

gardnera@washpost.com thompsonk@washpost.com

Staff writers Darryl Fears in Pennsylvania, David Farenthold in Kentucky, Annie Gowen in Florida, and assistant polling analyst Kyle Dropp contributed to this report.

Claves de las elecciones de 2010 en la Unión Americana

Actualidad Mundial, Democracia, Economia y finanzas, Inmigración, Libertad de Prensa, News Alert, Noticias, Noticias Nacionales, Noticias y Crónicas, Ortodoxia, Política, Reforma Migratoria, Transformando Ciudades

» ¿Qué son las elecciones de mitad de mandato?

Se llama así a las elecciones que se celebran al cumplirse la mitad del mandato de un presidente y están previstas en esa fecha para medir el estado de la opinión pública y darle la opción de hacer correcciones. Se elige la totalidad de los 435 miembros de la Cámara y una tercera parte de los 100 miembros del Senado, más los escaños que haya que completar por fallecimiento o retirada del anterior ocupante. Este año, en total, se renuevan 37 escaños en el Senado, entre ellos el que dejó vacante Barack Obama. Los miembros de la Cámara tienen un mandato de dos años y los del Senado, de seis.

» ¿Por qué no son iguales los mandatos de todos los congresistas y se celebran las elecciones al mismo tiempo?

El sistema estadounidense diseñó la Cámara de Representantes como una expresión directa e inmediata de la voluntad popular, y por esa razón se renueva con mucha frecuencia. El Senado, en cambio, es una cámara más reflexiva y, por lo general, más institucional y prudente. Su renovación se hace de forma escalonada para preservar esas características. No se puede decir, como ocurre en otros países, que una Cámara sea más importante que la otra; ambas son imprescindibles en el proceso legislativo y tienen el mismo peso.

» ¿Son importantes las elecciones de mitad de mandato?

Son muy importantes, no solo porque modifican la constitución de las Cámaras legislativas, sino porque condicionan enormemente el comportamiento del presidente, que debe ver estas elecciones también como un referéndum de su gestión. Tradicionalmente las gana el partido que no ocupa la presidencia. En los últimos 100 años, todos los presidentes, a excepción de Franklin Roosevelt en 1934 -favorecido por el furor del New Deal– y George W. Bush en 2002 -por el efecto de los atentados del 11-S-, han perdido escaños de su partido en el Congreso. Con el último demócrata en la Casa Blanca, Bill Clinton, su partido perdió en 1994 el control de ambas Cámaras.

» ¿Qué tienen de particular las elecciones de este año?

Este año también existe la posibilidad de que los demócratas pierdan el control de ambas Cámaras, con el agravante de que en el Partido Republicano dominan candidatos muy conservadores que darán lugar a un Congreso más polarizado y hostil contra la Casa Blanca.

» ¿Cuáles han sido los temas más importantes de la campaña electoral?

La gran novedad de esta campaña ha sido el surgimiento del Tea Party, un movimiento de extrema derecha que acusa a Obama de conducir al país hacia el socialismo; pero la mayor preocupación de los ciudadanos y la principal razón de la ventaja de la oposición es la lentitud de la recuperación económica, que mantiene el desempleo en el 9,6%. Además se ha debatido el aumento de las contribuciones al Partido Republicano por parte de las grandes empresas gracias a la reciente sentencia del Tribunal Supremo que eliminaba los límites a esas contribuciones.

» ¿Qué le sucede al presidente si su partido pierde el control del Congreso?

El sistema norteamericano es presidencialista, con clara separación de poderes entre el Ejecutivo y el Legislativo, por lo que el presidente sigue gobernando con los mismos instrumentos. El problema radica en que sus iniciativas legislativas tendrán más dificultades para ser aprobadas por el Congreso, donde además, si ganan los republicanos, las comisiones de control estarán presididas por la oposición, por lo que la fiscalización de la acción de Gobierno será mucho más estricta.

» ¿Una victoria republicana supondría el final de la presidencia de Obama?

Le sería muy difícil aprobar grandes reformas, como la de la salud o la del mercado financiero, pero la presión excesiva del Congreso también puede dar lugar a un bloqueo político del que los ciudadanos acaben culpando a la oposición. Después del 2 de noviembre se abre un nuevo periodo político del que Obama puede incluso verse beneficiado.

» ¿Afectan estas elecciones a la política exterior de Estados Unidos?

Afectan en la medida en la que algunas importantes decisiones en materia internacional, como la ratificación del tratado de desarme con Rusia o de ciertos acuerdos comerciales, están en manos del Congreso. También los presupuestos para la guerra de Afganistán tienen que ser aprobados en el Capitolio. La Administración sigue teniendo plena autoridad para avanzar en otras áreas, como la paz en Oriente Próximo o las relaciones con Irán.

Los ‘ultras’ difunden su mensaje xenófobo pueblo a pueblo

Actualidad Mundial, Democracia, Economia y finanzas, Inmigración, Intercesión, Libertad de Prensa, News Alert, Noticias, Noticias y Crónicas, Ortodoxia, Política, Prensa, Reforma Migratoria, Transformando Ciudades

La caravana Tea Party Express atraviesa EE UU para anunciar la revolución conservadora.

De gira

En este inmenso país, forjado por extranjeros, existe gente que considera que los inmigrantes sin papeles viven mejor que los ciudadanos estadounidenses. “Son ellos [los inmigrantes] los que están protegidos, los que chupan del sistema, a los que se les permite todo y a quienes no se hace preguntas”. La discutible opinión proviene de Peggy Chapman, una mujer de más de 60 años que recibe ayuda del plan gubernamental conocido como Medicare. Cuando se le hace notar el sinsentido de su razonamiento se pone a la defensiva: “La prensa siempre tuerce tus palabras”. “Además, lo que a mí me paga el Estado es nada comparado con lo que se gasta en esos ilegales”.

Pasó el tornado por el vecino Tennessee, pasó la lluvia y salió el sol en Kentucky. No es que las inclemencias meteorológicas hubieran mermado el entusiasmo y la convicción de los seguidores de la caravana de cuatro autobuses del Tea Party Express, que empezó en Reno (Nevada) el 18 de octubre y concluirá en Concord (New Hampshire) el 1 de noviembre, un día antes de los comicios. Más bien al contrario. Este grupo parece crecerse ante las dificultades. Se han puesto una meta y la van a cumplir, diluvie como diluvió en Nashville (Tennessee) el martes o se cuezan al sol como hoy en Paducah (Kentucky).

Las elecciones de mitad de mandato del 2 de noviembre podrían llevar hasta nueve senadores y 20 legisladores afines al Tea Party al Congreso de Estados Unidos. “El objetivo merece la pena el esfuerzo”, confirma un anciano que confiesa haber pasado una mala noche en un motel a las afueras de Paducah. “Poco importa dormir mal si logro que se nos devuelva el honor perdido y recuperamos nuestro país”, musita el hombre. “¡Ah!”, añade el grandullón anciano, “escriba que vamos a acabar con la Administración más corrupta que ha existido en este país”.

Esta es una de las fotografías del Tea Party Express. Sus seguidores han adoptado su nombre del motín del té de 1773 contra la metrópoli inglesa -los colonos lanzaron al mar todo un cargamento de té-. Niegan ser racistas, violentos o agitadores del miedo en el que se ha sumido una sociedad golpeada por la peor crisis económica desde los años veinte. Se sienten orgullosos de ser un movimiento “fresco” y “ciudadano”, que carece de líderes concretos. El 14% dice querer como aglutinadora del movimiento a la ex senadora y candidata a vicepresidenta de EE UU Sarah Palin; el 7% al demagógico presentador televisivo de extrema derecha Glenn Beck; el 6% al senador de Carolina del Sur, Jim DeMint…. Aseguran que el movimiento se basa en la individualidad y la Constitución de Estados Unidos, libro que agitan a la menor oportunidad, en casi igual medida que defienden sus posiciones con otro texto: la Biblia.

“Si el Gobierno puede prohibirme que fume en un bar, ¿qué hay de malo en que el dueño de ese mismo sitio no quiera servir a afroamericanos?”, pregunta Jeff Fincher, 48 años, frondosos bigotes y voz de pocos amigos.

Esto es Kentucky. La capital no oficial del movimiento del Tea Party y hogar de Rand Paul, hijo del libertario Ron Paul, que intentó la nominación republicana a la Casa Blanca en 2008. Rand Paul, aspirante a senador en Washington, abrió una caja de los truenos que se creía cerrada para siempre en este país cuando al inicio de su campaña cuestionó el Acta de Derechos Civiles de 1964, legislación que acabó con la segregación racial en EE UU.

Paul aventaja en las encuestas al demócrata Jack Conway por cinco puntos. Con bastante probabilidad, Paul tendrá una palestra privilegiada a partir de enero, cuando se forme el nuevo Congreso de EE UU, aunque ya hay quien asegura que Paul está bajo control y que rebajará el tono ultra de su mensaje para ajustarse al más convencional Partido Republicano.

“Vamos a recuperar América”, vocifera Paul, bajito y blanco, tan blanco que parece que esté asustado. “El próximo martes, una ola de patriotismo va a barrer Washington”, arenga a los asistentes al mitin. “¡Eso es!”; “¡a por ellos!”; “¡queremos nuestro país de vuelta!”; “¡recuperemos América!”.

Dicen que están armados con sus votos. Pero por si acaso, alguno porta armas, derecho que consideran irrenunciable. Toni Martin, 35 años, lleva una camiseta en la que se lee: “Llevo un arma porque cargar con un policía es muy pesado”. “Mi seguridad me la garantizo yo, no el Gobierno”. ¿Por qué va armado? “Hoy puedo no necesitar mi pistola pero quiero estar preparado por lo que pueda pasar, quiero que me devuelvan mi país o de otra manera…”, finaliza Martin, mientras se lleva insinuante la mano a la cintura, donde asoma una culata.

El Tea Party recorre América luchando contra Obama

Actualidad Mundial, Democracia, Economia y finanzas, Intercesión, Libertad de Prensa, News Alert, Noticias, Noticias y Crónicas, Ortodoxia, Política, Prensa, Reforma Migratoria

Muestra del merchandising que acompaña a la caravana del Tea Party.- Y. MONGE

Si es miércoles 27, esto es Paducah (Kentucky). Pero el Tea Party Express empezó hace diez días en Reno (Nevada). Ayer tocó Nashville (Tennessee). La audiencia es tan homogénea como las inmensas y frías hamburguesas de queso que se han ofrecido a lo largo del camino en 15 diferentes ciudades y los idénticos aparcamientos donde se han producido los mítines. Quedan otras 12 localidades repartidas entre igual número de Estados hasta culminar la gira el 1 de noviembre -un día antes de las elecciones de mitad de mandato- en Concord (New Hampshire).

Los señores Clemons de Yuma (Arizona); los Myers de El Paso (Tejas); los Haythorn de Nashville. Todos y cada uno de ellos tiene la misma reclamación: Que se les devuelva su país . Todos parecen también tener otro denominador común: están enfadados, muy enfadados. “No soporto más ver cómo un Gobierno socialista me dice lo que tengo que gastar y dónde lo tengo que gastar”, explica Nanna Walsh. La edad también los define. La gran mayoría de los devotos del no Gobierno y cero gasto fiscal sobrepasan la cincuentena. “No he llegado a viejo para que la reforma sanitaria de Obama acabe conmigo”, declara Tom -“sólo Tom”- en referencia a los llamados ‘paneles de la muerte’ que los seguidores del Tea Party creen que se establecerán con la nueva legislación.

Con el nombre tomado del motín del Té en Boston contra la metrópoli británica que supuso los albores de la revolución americana, el Tea Party Express es una de las muchas expresiones que conforman el denominado Tea Party. Carecen de líder concreto porque se vanaglorian de ser un movimiento de “ciudadanos normales” -“patriotas de los de verdad, americanos de toda la vida (¿?)”, dice John Miller-, con ganas de cambiar la faz del corrupto Washington y echar del poder “a tanto político arribista”.

“Queremos que nos devuelvan nuestro país” , insiste una casi anciana agitando enfervorecida un ejemplar de la Constitución americana, la biblia del Tea Party. Poco le importa a esta mujer, que se ha ‘acercado’ desde Alabama para sumar su voz y su presencia a la escasa multitud, que diluvie y que esté calada hasta sus frágiles huesos.

Como tampoco fue un impedimento para la caravana patriótica que en Nashville hubiera ayer un aviso de tornado que ya había azotado parte del medioeste y se dirigía peligrosamente a Tennessee.

Desafiando la lluvia, los asistentes pusieron su mano sobre el pecho y tararearon -que no cantaron, es difícil- el himno americano -“sé que llueve, pero les pido que se descubran la cabeza, que se quiten las gorras”, dice la mujer que dio voz a las ‘barras y estrellas’.

Ignorando el vendaval hace su aparición en escena sobre el improvisado escenario que ha prestado para la ocasión el restaurante Scoreboard, Lloyd Marcus. “Yo no soy africanoamericano”, explica este cantante que se define a sí mismo como un ‘negro conservador”. “Yo soy América”.

“Dicen que el Tea Party es racista, pero es otro sucio truco de los ‘liberales’ para enfrentarnos”, explica Marcus a esta corresponsal. Puede. El caso es que además de Marcus y su esposa, sólo hay otro negro en todo el recinto.

El agua sigue cayendo y la caravana recoge sus banderas. No antes de tiempo, las inclemencias climáticas no les hacen mella. Próxima parada: Paducah (Kentucky).

Obama: si latinos no votan se dificultará reforma migratoria

Actualidad Mundial, Democracia, Economia y finanzas, Inmigración, Intercesión, Libertad de Prensa, News Alert, Noticias, Noticias y Crónicas, Ortodoxia, Política, Prensa, Reforma Migratoria, Transformando Ciudades

WASHINGTON – Si los hispanos no acuden a votar el 2 de noviembre será más difícil lograr posteriormente la reforma migratoria porque triunfarán más candidatos con posiciones duras ante la inmigración ilegal, dijo el presidente Barack Obama durante un popular programa radial en español.

“Si la comunidad latina decide no participar en esta elección, entonces habrá menos votos y será menos probable lograr esto (la reforma migratoria integral) y el otro lado, (los candidatos del partido republicano) que está peleando en contra de esto, no va apoyar” la reforma migratoria, dijo el mandatario durante el programa “Piolín por la Mañana”, moderado desde Los Angeles por Eddie “Piolín” Sotelo.

“Los derechos civiles no fueron logrados después de sólo un año, no fueron logrados después de dos años. El cambio no es fácil. No ocurre de un día para otro”, dijo el mandatario durante la entrevista grabada la tarde del viernes y transmitida la mañana del lunes. “Ahora, para nosotros decir que como no ocurrió de inmediato, entonces nos vamos a rendir y no vamos a participar en el sistema, eso no tiene sentido. Entonces, en lugar de rendirnos, tenemos que seguir trabajando hasta lograr estos objetivos”.

Obama concedió la entrevista en un intento de conservar el apoyo de los votantes hispanos, escasos días después de que un grupo republicano emitiera en Nevada una campaña invitando a los latinos a abstenerse de votar como respuesta a la inexistencia de una reforma migratoria. Las elecciones de medio término definirán si los demócratas conservan la mayoría de ambas cámaras en el Congreso.

“No hay ningún lugar en todo el país en donde el voto latino no cuenta. Y aún si los latinos van a apoyar a los republicanos, les deberían decir a esos candidatos: el precio de nuestro apoyo es que ustedes digan públicamente que apoyan la reforma migratoria integral. Si no declaran esto públicamente, tiene uno que votar en contra de ellos”, agregó el mandatario según una transcripción suministrada por Univision Radio.

Los hispanos representaron el 9% de todos los votantes en la elección presidencial del 2008, similar a su participación del 2006 y 2006, y suman un porcentaje aún mayor en varios estados donde se disputan campañas electorales muy reñidas, como California y Nevada.

Tea party candidates have a benefactor in business-funded Boehner

Actualidad Mundial, Corrupción Institucional, Democracia, Economia y finanzas, Libertad de Prensa, News Alert, Noticias, Noticias y Crónicas, Ortodoxia, Política, Prensa, Reforma Migratoria, Transformando Ciudades
House Republicans released their “Pledge to America” on Thurs., Sept. 23. The release of the 21-page plan came with far less fanfare than the 1994 announcement of the party’s “Contract with America.”

Washington Post Staff Writer

House Minority Leader John Boehner has long had a knack for raising campaign funds from Wall Street firms and blue-chip corporations, which he typically spreads among rank and file House Republicans to bolster loyalty.

But this year, Boehner is using a different strategy as he tries to position himself as the next House speaker. He’s diverted more than a quarter-million dollars of his business-funded war chest to 29 avowedly anti-establishment candidates who have been endorsed by elements of the tea party.

The donations to tea party hopefuls from Oregon to Alabama show more than the Republican Party‘s broad embrace of insurgents in a year when Democrats are on the defensive. They also appear to reflect Boehner’s pragmatic desire to promote ties with a new crop of impassioned conservatives, some of whom could hold the keys to a Republican takeover of the House.

It’s a relatively new political tack for the former plastics and packaging salesman from Ohio, who has exceeded all other House members in collections from Wall Street – with more than $2.9 million – and also ranks at or near the top of members favored by large health insurers, oil firms, student lenders, drug manufacturers, and food and beverage companies, according to tallies of campaign disclosures.

Some of the tea party candidates who’ve won his financial backing have built their campaigns on disdain for special interests and their influence over elected officials in Washington. Although some could never hope to attract the kind of corporate-directed cash that Boehner routinely takes in, the transfers from his leadership PAC and personal campaign committee have accelerated their campaigns and given a stamp of approval to their candidacies.

Boehner’s campaign spokesman Don Seymour said the congressman “is doing everything possible to support all of our Republican candidates – whether it’s contributing directly to their campaigns, raising money for the party, or simply meeting with and listening to voters.”

One tea-party-backed candidate to get Boehner’s help is Tim Burns, the former pharmaceutical software entrepreneur who is vying for Rep. John Murtha‘s (D) former seat in Pennsylvania. Burns has campaigned hard against Washington and has publicly dismissed his opponent, a former congressional district manager for Murtha, as a Washington insider.

His spokesman Jake Parsons said that the financial support from Boehner and other Republican leaders – he got $19,000 from Boehner – “has been critical to helping get Tim’s message of ‘fixing Washington’ out.”

Boehner also has given $14,000 to Ohio candidate James Renacci, a former mayor, car dealer and nursing home operator who has attacked his Democrat opponent for having “lobbyist friends” and attracting support from “special interests.” Renacci spokesman James Slepian called the funds “a vote of confidence” and a reflection of the importance that Boehner attaches to the race as a step toward Republican control of the House.

NAACP backs report that ties racist groups to tea party

Actualidad Mundial, Democracia, Economia y finanzas, Inmigración, Libertad de Prensa, News Alert, Noticias, Noticias y Crónicas, Ortodoxia, Política, Reforma Migratoria

Washington Post Staff Writer
Wednesday, October 20, 2010; 5:25 PM

 

A new report, backed by the NAACP, has found what it says are efforts by white nationalist groups and militias to link themselves to the tea party movement, even as some tea party leaders have expelled members who have expressed racist sentiment.

The report, called Tea Party Nationalism, uses news articles, visits to white nationalist Web sites and observance of tea party functions to claim that tea party events have become a forum for extremists “hoping to push these (white) protesters toward a more self-conscious and ideological white supremacy.”

Its findings cite that members of groups such as the Council of Conservative Citizens, which opposes all efforts to “mix the races of mankind,” have become involved in tea party chapters, and that posters on the online white nationalist Web site Stormfront.org have written of “inflitrating” tea party events.

The report was issued by the Kansas City, Mo.-based Institute for Research and Education on Human Rights, which is funded, in part, by the liberal Firedoll Foundation. The paper was authored by Devin Burghart and Leonard Zeskind, both of whom have written widely about white nationalism.

The more formalized and politically active tea party organizations have made statements repudiating racism; the report focuses primarily on the more diffusely affiliated tea party networks online and in county-level chapters throughout the country. It also singles out five members of various tea party groups, one of whom has been expelled from the movement, as having ties to anti-Semitic, militia or white nationalist groups.

One person highlighted in the report is Roan Garcia-Quintana, a member of ResistNet who served as media spokesman for a 2010 Tax Day Tea Party in South Carolina and is running for state Senate. He has also been active with the Council of Conservative Citizens.

Garcia-Quintana did not return calls for comment, but the council’s chief executive, George Baum, said: “We are conservative, so it is natural that some of our people would get caught up in this [tea party] and participate to some degree, but there is certainly no concerted effort on our part to get our members to be involved.”

Baum described his group as “opposed to quotas that discriminate against whites” and “for limiting immigration.” “In the South, some of our chapters are very active in preserving their culture, you know, the Confederate flag,” Baum said.

The national coordinator of Tea Party Patriots, one of the groups mentioned in the report, said the report’s claims were not credible. “The Tea Party has only articulated three core values for the entire movement,” said Jenny Beth Martin. “They are limited government, fiscal responsibility and support for free markets. Everything we say and do is in support of these values. There is no credible method of making these values racist.”

This summer some tea party groups cut ties to former Tea Party Express spokesman Mark Williams for a fictional letter he posted on his blog from “Colored People” to Abraham Lincoln, and have repeatedly said they are not motivated by racism.

NAACP President Benjamin Jealous said in a conference call Wednesday morning that, in backing the report: “We’re not attacking the tea party. We’re not calling the tea party racist. We are asking them to repudiate the racists in their midst. We have challenged Democratic Party in the same way. We challenged Republicans when they embraced the old Dixiecrats.”

In the summer NAACP members called on tea party groups to “repudiate” what they called “racist elements” in the movement. Since then, the NAACP and various tea party supporters have clashed publicly over their motivation. In a July post on Twitter, former Alaska governor Sarah Palin challenged the notion that her fellow tea party advocates promote racism: “I’m busy today so notify me asap when NAACP renders verdict: are liberty-loving, equality-respecting patriots racist? Bated breath, waiting . . .” Jealous has criticized tea party supporter and conservative commentator Glenn Beck as divisive.

Wednesday’s report also noted the presence of “birthers,” or people who think President Obama was born outside the United States, within the tea party movement.

A Washington Post/ABC News poll released earlier this year found that 35 percent of strong tea party backers said they believed Obama was born in another country. The same percentage of conservative Republicans agreed.

The poll also found that supporters and opponents of the tea party are worlds apart on the question of what motivates the movement. Fifty-seven percent of people who oppose the tea party suspect its members of racial prejudice. That declined to a quarter of those who are neutral toward the movement, and 10 percent of tea party supporters considered prejudice as a motivation.

Other analysts who have begun to study the burgeoning political force have come to the opposite conclusion. A report on political signs displayed at a tea party rally in Washington last month found that the vast majority of activists expressed narrow concerns about the government’s economic and spending policies and steered clear of the racially charged anti-Obama messages that have helped define some media coverage of such events.

Judson Phillips, founder of Tea Party Nation, told the that the report by the small Institute for Research and Education on Human Rights, is a “liberal smear.” “Here we go again,” he said.

Religiosos enfrentan dilema moral de ayudar a indocumentados

Actualidad Mundial, Amistad a la salvadoreña, Apóstolado, Cristianismo, Democracia, Economia y finanzas, Inmigración, Intercesión, News Alert, Noticias, Noticias Nacionales, Noticias y Crónicas, Ortodoxia, Prensa, Reforma Migratoria

Por SHAJIA AHMAD

The Associated Press

GARDEN CITY, Kansas, EE.UU. — La monja católica Janice Thome suele tener que asistir a muchos indocumentados en esta comunidad del centro de Estados Unidos. Es gente que trabaja duro por poco dinero, tiene dificultades para encontrar viviendas adecuadas y enfrenta los desafíos emocionales y físicos de la vida del inmigrante.

“Sólo aquellos que están desesperados por alimentar a sus familias cruzan la frontera”, dice Thome. “Aquí enfrentan los mismos problemas (que otras familias), pero los de ellos se hacen mucho peores. Y si consiguen trabajo, siempre tienen miedo de que alguien se entere”.

La monja, que trabaja en la región hace décadas con una organización de hermanas dominicanas, se basa en las enseñanzas católicas para opinar que todas las personas tienen derecho a vivir donde ellas elijan si en su propia patria no pueden tener una vida decente.

Thome asegura que todos los países tienen el control de sus propias leyes y la responsabilidad de compartir sus riquezas.

“Es un acto de equilibrismo (entre las dos posiciones), pero si pensamos que está bien que tengamos un garaje para tres autos mientras otra familia pasa hambre, eso es ser egoístas”, dice.

La nueva ley de inmigración de Arizona generó un intenso debate, en el que se recurre a menudo a argumentos morales.

Algunos líderes religiosos locales como Thome aceptan abordar este tema tan polémico en sitios como el condado de Finney, donde está Garden City y que es un lugar con una alta diversidad étnica: 23% de sus residentes son nacidos en el extranjero, mientras que en el resto del estado el porcentaje es de sólo 5%, según cifras del censo.

La ley de Arizona autoriza a las autoridades locales verificar el status migratorio de toda persona que se sospecha pueda encontrarse en el país ilegalmente y ha generado enfrentamientos entre quienes dicen que es necesaria para combatir a los indocumentados porque el gobierno nacional no hace lo suficiente y quienes la consideran una violación a los derechos civiles y promueve la discriminación de los hispanos.

La ley, que debe entrar en vigor el 29 de julio, enfrenta varios desafíos legales de agrupaciones públicas y privadas, incluido el gobierno federal.

El propio presidente Barack Obama, cuyo gobierno presentó una demanda contra la ley de Arizona, dijo en un discurso en julio en Washington que “reparar el fallido sistema de inmigración no es sólo un tema político, no es sólo un tema económico, sino también una obligación moral”.

Para Thome, la responsabilidad de asistir a los forasteros viene de los tiempos del Viejo Testamento, en que Dios ordenó a los israelíes dar la bienvenida a los extranjeros, fueran “extraños”, “ajenos” o “pobres”.

“Cada una de las personas indocumentadas que conozco quiere ser legal y tener acceso a documentos. Quieren aprender inglés”, dice. “Saben que necesitan hacerlo si quieren ser parte del tejido social de este país”.

El sacerdote ortodoxo Philip Vreeland, de la iglesia de los Tres Jerarcas en Garden City, dice que su iglesia no tiene una posición oficial sobre el tema, pero enseña a obedecer a las autoridades. Al mismo tiempo, agrega, la iglesia tiene la responsabilidad de buscar justicia cuando las leyes son injustas.

“Si un extraño viene a nosotros en busca de ayuda, nos enseña que cuidemos a esa persona”, dice Vreeland. “No sé si hay o no (leyes injustas), pero si es así deben ser resueltas o cambiadas, si son de naturaleza discriminatoria. Después de todo, todos llegamos aquí de una manera u otra”.

En cambio, el pastor Blake Harris, de la iglesia protestante Palabra de Vida, dice que no se opondría a que Kansas adoptara una ley como la de Arizona. Para él, no es correcto darle a los indocumentados la posibilidad de legalizar su situación.

“Nunca denunciaría a un extranjero ilegal si viniera a pedirme ayuda, lo ayudaría lo más posible”, dice. “Pero si es un criminal violento, expúlsenlo, no nos ayuda para nada”.

Harris explica que San Pablo enseñaba a los primeros cristianos a obedecer las leyes, aún aquellas en su contra.

“Sigue siendo un tema moral. Las personas debe obedecer las leyes vigentes y, si son ilegales, deberían ser deportadas”, afirma. “Es lo mismo que si tuviéramos a un asesino en nuestra comunidad, esa persona sigue siendo un criminal”.

En el 2008 había 11,9 millones de indocumentados en Estados Unidos y 76% eran hispanos, según el Centro Hispano Pew.

El Pew estimó asimismo que casi medio millón de indocumentados vivían en Arizona en el 2008, casi todos mexicanos.

Con información del diario The Garden City Telegram: http://www.gctelegram.com

Análisis de La ley SB 1070

Actualidad Mundial, Crimenes, Democracia, Economia y finanzas, Inmigración, Intercesión, Libertad de Prensa, News Alert, Noticias, Noticias Nacionales, Noticias y Crónicas, Ortodoxia, Política, Prensa, Reforma Fiscal

REPUBLIC: ¿Qué es lo que la ley requiere que hagan los oficiales de la policía? ¿Cómo puede un oficial de la policía dar seguimiento a una sospecha razonable de status ilegal? ¿Los oficiales de la policía pueden dar seguimiento por sospecha razonable de situación ilegal fuera de un encuentro para aplicar alguna otra ley u ordenanza? ¿Qué lineamientos o límites han impuesto los tribunales sobre lo que constituye una “sospecha razonable”?

CHIN: ARS 11-1051(B) impone tareas de investigación en los oficiales individuales. Ni esta sección, ni nada más del estatuto impone ninguna restricción de investigación, por ejemplo: no prohíbe que los oficiales conduzcan investigaciones migratorias en casos en los que no sean requeridas.

Por lo tanto, nada prohíbe que los oficiales investiguen la situación migratoria de víctimas, testigos o curiosos. Si una agencia tuviese la política de no hacer investigaciones migratorias sobre, digamos, las víctimas o los testigos, dicha política puede incurrir en violación de 11-1051(A), que prohíbe la restricción de investigaciones migratorias a menos de lo permitido por la ley federal. Como la ley federal permite las investigaciones de la situación migratoria de víctimas, una política contraria puede resultar ilegal.

//

La obligación de los oficiales de la policía es la siguiente: Cuando paren, detengan o arresten legalmente a una persona que el policía tenga sospecha razonable de que se trate de una persona indocumentada, el oficial debe, cuando sea práctico, hacer el esfuerzo razonable para determinar la situación migratoria de la persona, excepto cuando pueda interferir con una investigación. ARS 11-1051(B).

Dicha obligación es aplicable sólo “cuando sea práctico” y sólo se requieren esfuerzos “razonables”, y aún cuando sea práctico, no se requieren esfuerzos razonables si ello puede interferir con una investigación. Dado que los oficiales de la policía a menudo tienen una gran cantidad de trabajo que hacer (por ejemplo: dar seguimiento a casos anteriores, responder a llamadas de servicio del 911, preparar reportes de arrestos, etc.), un punto de vista razonable es que los oficiales podrán decidir lo que es práctico y hacer investigaciones cuando así lo elijan.

Cuando una persona es parada o detenida, la presentación de una licencia de conducir de Arizona o de otra forma específica de identificación muestra el estatus legal o la ciudadanía. Los oficiales de la policía pueden llamar a las autoridades federales migratorias para determinar la situación migratoria de cualquier persona que paren.

La palabra “detener” resulta importante en este caso. Los sospechosos son “parados” o “arrestados”. La palabra “detención” a menudo se usa cuando la policía detiene a no sospechosos. La Suprema Corte ha sostenido que los pasajeros de un auto están “detenidos” cuando se para al conductor por un delito o violación de tránsito; los ocupantes de una casa pueden estar “detenidos” si se hace un cateo por orden judicial. Por consiguiente, el estatuto contempla que la policía investigará el status de las personas de las cuales no se tenga sospecha alguna de una transgresión. Pero una interacción voluntaria o consensual probablemente no encaja dentro de la palabra “detener”, y tal interacción claramente no es una parada o arresto.

Cuando una persona es arrestada, su situación migratoria debe ser aclarada antes de ser liberada, verificando con el gobierno federal. Esta obligación no parece requerir que exista ninguna base de sospecha acerca de la situación migratoria, cualquier persona que sea arrestada debe ser checada con los federales antes de liberarla. Algo crucial para esta estipulación es que la persona tiene que ser arrestada sobre alguna base legítima. Si no existe una base establecida para arrestar a alguien, los tribunales probablemente considerarán anticonstitucional detener a la persona. Pero aún para los arrestos de “trabaja un día”, dichas estipulaciones generarán mucho trabajo tanto para la policía (o los oficiales de las cárceles) como para las autoridades migratorias federales.

Cuando un no ciudadano que se encuentre presente ilegalmente es liberado después de declararlo culpable por un delito, las autoridades federales deben ser notificadas. ARS 11-1051(C). Ello no implica ninguna cuestión en particular; compartir información es constitucional.

Los tribunales federales y locales han identificado una serie de factores para determinar si existe la sospecha razonable de que una persona sea indocumentada: país aparente de origen; idioma o acento; ropa y peinado; origen y destino de viaje; la naturaleza y carga del vehículo (incluso tácticas evasivas); si el barrio donde se lleva a cabo el encuentro tiene una gran cantidad de personas indocumentadas o no; si el sospechoso está o no nervioso; movimientos “furtivos”; comportamiento sospechoso; el conocimiento, entrenamiento y experiencia del oficial.

Los tribunales también han dicho que, en procedimientos migratorios, se puede considerar el país de origen: “La evidencia de nacimiento extranjero da lugar a una presuposición de que la persona así nacida es un extranjero, y se presume que la extranjería continúa hasta que se demuestre lo contrario”. Corona-Palomera vs. Servicio de Inmigración y Naturalización, 661 F.2d 814, 818 (9º Cto. 1981). Así que, si la policía se entera de que alguien no nació en los Estados Unidos, ello puede ser evidencia de que la persona no sea un ciudadano.

No existe una regla rígida y rápida respecto a la cantidad necesaria de factores o el peso que se asignará a factores en particular. “Sospecha razonable” es un estándar bajo. Es menos que motivo fundado, lo cual es menos que una preponderancia de la evidencia, lo cual es más del 50 por ciento. Pero los tribunales federales y estatales también han dicho una y otra vez que la sospecha razonable es específica al contexto y no es cuantificable.

La sospecha razonable puede ser satisfecha enteramente con la conducta legal, y la conducta congruente con la inocencia, porque su sola función es determinar si es apropiado investigar más. Por otra parte, hay muchos casos en los que los tribunales no encuentran sospecha razonable, aún cuando existe algo de evidencia, si parece que la policía estaba en una expedición de pesca o actuó precipitadamente.

REPUBLIC: ¿Qué usos de raza permiten y prohíben las constituciones de Estados Unidos y de Arizona?

CHIN: La raza puede ser utilizada para identificar a un sospechoso en particular. Por ejemplo, si un testigo reporta que un robo fue cometido por una “mujer blanca, de 5 pies 4 pulgadas a 5 pies 8 pulgadas, entre los 15 y los 20 años”, sería constitucional concentrarse en sospechosos de esa raza.

Según la Suprema Corte, la Constitución de Estados Unidos permite que la raza sea considerada en la ejecución de leyes migratorias: “La probabilidad de que una persona determinada de ascendencia mexicana sea un extranjero es lo suficientemente alta para que la apariencia de mexicano sea un factor relevante”. Estados Unidos vs. Brignoni-Ponce, 422 U.S. 873, 886-87 (1975).

El Tribunal Superior de Arizona está de acuerdo en que “la ejecución de leyes migratorias a menudo implica una consideración relevante de factores étnicos”. El Estado vs. Graciano, 653 P.2d 683, 687 n.7 (Ariz. 1982) (citando a El Estado vs. Becerra, 534 P.2d 743 (1975)).

Sin embargo, existen muchas preguntas abiertas. La mayoría de los casos que permiten el perfilamiento racial se tratan de oficiales de la Patrulla Fronteriza en ejecución de las leyes federales migratorias. No está claro que la Suprema Corte de Estados Unidos o el Tribunal Superior de Arizona extenderá estos fallos a los oficiales estatales en ejecución de las leyes migratorias del estado, o a oficiales estatales que tengan responsabilidades generales de ejecución de la ley.

Asimismo, hablando de California Sur, el 9º Tribunal de Circuito de Apelaciones de Estados Unidos ha sostenido que hay tantos inmigrantes legales o visitantes y ciudadanos estadounidenses de ascendencia mexicana que la apariencia racial ya no se puede utilizar. Estados Unidos vs. Montero-Camargo, 208 F.3d 1122, 1131 (9º Cto. 2000) (en banc). Se puede argumentar que la misma lógica es aplicable en Arizona.

Estoy profundamente sorprendido que cualquiera interprete que esta ley prohíba el perfilamiento racial. Si lo hiciera, la legislatura no hubiera estipulado que la policía “no puede considerar la raza, el color o el país de origen en la ejecución de los requisitos de la presente subsección excepto en la medida permitida por la Constitución de los Estados Unidos o de Arizona”.

El hecho de que la última cláusula forme parte de la ley, invita al perfilamiento seguido de pruebas legales de si es o no apropiado en casos particulares. Si la Legislatura y la gobernadora de hecho tuvieran la intención de prohibir el uso de la raza, el color o el país de origen, deberían borrar la última cláusula. Eso sacaría la raza de la ley y sería una mejora importante, pero dada la vasta discreción ejercida bajo el estándar de sospecha razonable, la raza permanecería en el aire.

ARS 11-1051(H)

REPUBLIC: ¿Quién puede ser demandado y por qué?

CHIN: Bajo 11-1051(H), los elementos para esta causal de acción son (1) que el demandado sea un oficial o agencia gubernamental, que (2) adopte o aplique una política restringiendo la ejecución de la ley migratoria federal a menos de lo permitido por la ley federal.

Algunos puntos importantes. Primero, 11-1051(A) y (H) no están limitados a entidades de ejecución de la ley ni a la ejecución de la ley federal penal de inmigración. Por consiguiente, es posible que estas obligaciones les sean aplicables a otras entidades gubernamentales.

Segundo, 11-1051(H) parece no crear un derecho a demandar para que se ejecuten las nuevas estipulaciones de inmigración de Arizona como 11-1051(B). La demanda está disponible sólo para la no ejecución de la ley migratoria federal.

Tercero, obsérvese que el que un actor que impugne una política tiene una desventaja, pero no una ventaja; se les puede requerir que paguen honorarios de abogado si pierden [11-1051(J)], pero no obtienen nada personalmente si ganan [11-1051(I)].

Cuarto y crucial, 11-1051(A) aparenta ser una ley “anti-jefe”. No aparenta requerir que ningún empleado común (como un oficial de policía en la calle) haga nada (11-1051(B) lo hace). Sino que, 11-1051(A) restringe a los líderes (consejos de la ciudad, jefes de policía) —aquellos que establecen políticas— de limitar lo que hacen los empleados de su campo.

Esta lectura es confirmada por 11-1051(H), que hace responsable a una agencia u oficial que implemente o adopte una “política”, e impone una sanción “por cada día que la política haya permanecido en vigor después de interpuesta la acción”. Las decisiones individuales de ejecución no parecen ser “políticas” bajo esta ley porque no “permanecen en vigor” por ningún período de tiempo después de que se han llevado a cabo. Además, sería sorprendente que el 11-1051(B) diera discreción a los oficiales del campo pero luego impusiera una posible responsabilidad civil por ejercitar dicha discreción.

Como mínimo, 11-1051(A) prohíbe que las ciudades se rehúsen a cooperar con las autoridades de inmigración federal como política. La pregunta es cuán lejos llega más allá de eso.

La frase operativa, “todo el rigor permitido por la ley federal” es bastante amplia. Esta frase hace la sección misteriosa porque las dos interpretaciones más naturales del lenguaje hacen el estatuto ya sea revolucionario, o básicamente irrelevante.

Una lectura extrema, pero literal es esta: La ley federal no prohíbe (y por lo tanto sí “está permitido por la ley federal”) a una ciudad, que permita que sus empleados se pasen todo el día, todos los días, investigando delitos federales de inmigración.

Cierto, es absurdo pensar que 11-1051(A) tiene la intención de restringir a las autoridades administrativas en tal medida. Sin embargo, una lectura literal de la presente ley es que hace de la ejecución de las leyes federales de inmigración la prioridad más importante sobre ejecución de leyes en todo el estado y que los oficiales individuales en el campo pueden, por lo tanto, elegir pasar todo el tiempo que quieran haciendo investigaciones de inmigración independientemente de las instrucciones de sus superiores.

La lectura “básicamente irrelevante” es esta: Si el gobierno puede asignar a empleados a obligaciones particulares, entonces queda poco de 11-1051(A).

Quizás los administradores de las agencias de ejecución de la ley puedan establecer prioridades: a los oficiales de patrulla, por ejemplo, se les podría decir que pueden investigar faltas de inmigración: (1) siempre que lo requiera el 11-1051(B); (2) si están investigando delitos mayores serios como reentrada después de deportación por un delito; y (3) de otra manera, cuando no haya nada más importante para proteger la vida y la propiedad como llamadas pendientes de servicio del 911, o necesidades de investigación sobre violaciones, robos, asaltos u homicidios. Esta sería una priorización perfectamente sensata de esfuerzos policiales y probablemente resultaría en pocas investigaciones de Categoría 3 porque esas condiciones son raras en las zonas urbanas.

Si tal política es permisible, significa que hay poca sustancia en 11-1051(A); prohíbe sólo las prohibiciones generales en cuanto a la ejecución de las leyes federales de inmigración, lo cual es raro o no existente en Arizona de cualquier manera. Si tal política es inadmisible y viola el estatuto, eso quiere decir que los oficiales deben que tener permitido rehusarse a responder a delitos serios si ellos prefieren investigar delitos de inmigración, lo cual, nuevamente, sería una alteración radical de la autoridad normal de administración policial.

Ya sea que una posición extrema, irrelevante o diferente sea adoptada por los tribunales, esta estipulación de demandas de ciudadanos es de otra forma desconocida en las leyes americanas, y la carga que va a colocar en los departamentos de policía y otras agencias gubernamentales –aunque ganen las demandas–, es considerable. Al reflexionar más, y sobre la base de la experiencia de los ocupados fiscales y agencias de la policía, es posible que la Legislatura decida eliminar esta estipulación de la ley.

ARS 13-1509(A)

REPUBLIC: ¿En qué consisten las violaciones federales de referencia? ¿El estado tiene poder para legislar en esta área, o lo dejaría sin efecto la legislación federal?

CHIN: Un estatuto puede quedar sin efecto si el Congreso ya ha “ocupado el campo” en un área particular. Cuando el Congreso ocupa un campo, ninguna ley estatal está permitida. En Hines vs. Davidowitz, 312 U.S. 52, 74 (1941), la Suprema Corte sostuvo que la Ley de Registro de Extranjeros de Pennsylvania quedaba sin efecto debido a la Ley federal de Registro de Extranjeros de 1940. Hines es a veces leído como ejemplo de que se sostiene que el Congreso ocupó el campo de registro de extranjeros. Si ese es el caso, entonces, esta sección es inválida.

Suponiendo que 13-1509 sea constitucional, tiene una aplicación extremadamente limitada porque está ligada a estatutos federales, que en si son difíciles de violar, Título 8 del Código de Estados Unidos, Secciones 1304(e) y 1306(a).

Es probable que pocos incurran en violación del Título 8 del Código de Estados Unidos, Sección 1304(e), que convierte en delito la falta de llevar un documento migratorio emitido por los Estados Unidos: La mayoría nunca han recibido un documento migratorio. Si una persona no lleva documentos válidos pero está autorizado a vivir en los Estados Unidos, no se le puede enjuiciar porque el ARS 13-1509(F) limita el estatuto a quienes no estén autorizados a vivir en el país. (Sin embargo, la policía de Arizona ahora puede arrestar a los inmigrantes legales que no lleven sus documentos por esta falta. Todos los no ciudadanos deberían cargar sus documentos en todo momento.)

Un requisito obscuro de registro es el Título 8 del Código de Estados Unidos, Sección 1306(a). Lo más importante es que no es aplicable a quienes entran legalmente con una visa por un punto de inspección. La declaración de culpabilidad bajo este estatuto también es difícil. Primero, la declaración de culpabilidad requiere prueba de cuándo entró la persona, porque no hay obligación de registro si la persona lleva menos de 30 días. Sección 1302(a)(3) del Título 8 del Código de Estados Unidos.

Segundo, mientras que generalmente la ignorancia de la ley no es un pretexto, en algunas áreas de reglamentación compleja como los impuestos, las legislaturas imponen responsabilidad sólo por violaciones “intencionadas”; es decir, las basadas en “una violación voluntaria e intencional de una obligación legal conocida”. Este principio normalmente aplicado a leyes técnicas reglamentarias, protege a las personas de que sean declaradas culpables de un delito a menos que específicamente hayan intentado actuar contra la ley.

La Suprema Corte ha explicado que 1306(a) requiere de intención. En Hines vs. Davidowitz, la corte sostuvo que una ley de registro de extranjeros de Pennsylvania era inválida porque entraba en conflicto con una ley federal. La corte observó que “bajo la ley federal los extranjeros… sólo pueden ser sancionados por omisión intencionada de registro”.

Los debates incluyeron declaraciones como la del Senador Richard Russell: “Esta estipulación dice ‘se rehúsa intencionalmente’. No sancionaríamos por rehusarse intencionalmente a un hombre que no presentara una solicitud porque no sabía acerca de la necesidad de hacerlo”.

En consecuencia, la violación de 1306(a), y por lo tanto la declaración de culpabilidad bajo el ARS 13-1509, requiere prueba más allá de toda duda razonable de que el acusado conocía la obligación de registro.

Pocos o ninguno conocen la obligación de registrarse. Les he preguntado a varias personas y no he encontrado a ningún abogado o profesor que sepa de un formulario específico del gobierno u otro mecanismo e registro bajo 1306(a). Por consiguiente, o no hay forma de registrarse porque el programa es obsoleto, o existe un programa que es tan obscuro que ni los especialistas en inmigración saben cómo funciona. Si usted piensa que las personas indocumentadas probablemente saben menos que los profesores de derecho migratorio, pocos acusados (si es que alguno) habrán actuado “intencionalmente”.

ARS 13-2928

REPUBLIC: ¿Puede el estado prohibir constitucionalmente las ofertas de trabajo en las calles u otras?

CHIN: Esta es una sección dirigida a trabajadores por día, aunque su prohibición de buscar trabajo es más amplia. Esta nueva sección de los Estatutos Revisados de Arizona constituye en delito el impedir el tránsito para contratar a un individuo para que trabaje o si se es el individuo que se está contratando para trabajar. La ley es aplicable solamente cuando los vehículos motorizados estén “parados en una calle, camino o carreteras” y cuando los vehículos estén bloqueando o impidiendo “el movimiento normal del tránsito”. ARS 13-2928(A), (B). Un estatuto existente prohíbe conducir “a una velocidad tan lenta que impida o bloquee el movimiento normal y razonable del tránsito” ARS 28-704(A). La Sección 13-2928 difiere de este estatuto existente en dos aspectos importantes: Primero, es aplicable cuando un vehículo motorizado está impidiendo o bloqueando el tránsito para un fin particular –contratar a un individuo para que sea transportado a otro lugar para trabajar– y segundo, la violación al estatuto es un delito menor Clase 1. ARS 13-2928(D).

Generalmente, el estado puede reglamentar el tránsito, pero es posible que haya problemas con esta ley. Un tribunal federal de California declaró una ordenanza similar inválida. Pero dicha ordenanza no requería la interferencia con el tránsito, como lo hace la ley de Arizona. Comité de Jornaleros de Redondo Beach vs. City of Redondo Beach, 475 F. Supp.2d 952 (CD Cal. 2006).

Sin embargo, un caso de Arizona declaró una ordenanza similar en Cave Creek como anticonstitucional porque no era de contenido neutro; por ejemplo, se concentraba en un tipo de discurso en particular. Lopez vs. Town of Cave Creek, Arizona, 559 F. Supp.2d 1030 (D. Ariz. 2008). Si esta decisión es correcta, el estatuto de Arizona también resulta anticonstitucional.

Asimismo, la legislación estatal que impone sanciones penales por contratar a extranjeros indocumentados queda sin efecto debido a la Ley Federal de Reforma y Control de Inmigración de 1986 (por sus siglas en inglés, IRCA). IRCA explícitamente invalida “cualquier ley estatal o local que imponga sanciones civiles o penales (que no sea mediante leyes de licencias y similares) a quienes empleen o recluten o recomienden por una cuota para empleo, a extranjeros no autorizados”.

La Sección 13-2928 indiscutiblemente impone una sanción penal: un delito menor Clase 1 es objeto de sanción de hasta seis meses de encarcelamiento. Aunque la estipulación no menciona específicamente inmigración, es probable que los tribunales la interpreten de esa manera porque los tribunales interpretan la legislación “contra los antecedentes de la historia legislativa… y el contexto histórico que dio surgimiento a la ley”. La Sección 13-2928 era una porción de un proyecto de ley diseñado para tratar la inmigración ilegal.

Efectivamente, la subsección C de dicha sección –la sección que prohíbe que una persona que esté en Estados Unidos ilegalmente solicite trabajo, pida trabajo en un lugar público o desempeñe trabajo– claramente indica que dicha sección fue creada en respuesta a la percepción de que los extranjeros indocumentados solicitan y obtienen posiciones de trabajadores por día de residentes que los recogen de las esquinas de las calles. Por consiguiente, existe una posibilidad de que una corte declare que 13-2928 es inválida en la medida en que sea aplicable a los empleadores.

La sección también prohíbe que cualquier persona que esté en los Estados Unidos ilegalmente solicite trabajo, pida trabajo en un lugar público o desempeñe trabajo ya sea como empleado o contratista independiente. No es un delito federal trabajar en Estados Unidos sin autorización (de la misma manera que tampoco es un delito federal estar en los Estados Unidos sin autorización), así que 13-2928(C) es novedad. Definitivamente expandirá el poder de la policía local para hacer investigaciones en lugares de trabajo y hacer arrestos.

ARS 13-2929

REPUBLIC: ¿Cuáles son las circunstancias bajo las cuales alguien puede ser imputado con transportar o albergar a un inmigrante ilegal?

CHIN: Esta nueva sección de los Estatutos Revisados de Arizona, prestada de la ley federal, crea un delito en Arizona con varios requisitos definidos. Primero, la ley es aplicable cuando una persona “se encuentre en violación de un delito penal” ARS 13-2929(A), aparte de 13-2929.

Segundo, la persona debe transportar, mudar, albergar, ocultar o proteger a no ciudadanos, o alentar o inducir a su entrada a Arizona. Tercero, el acusado debe saber o imprudentemente hacer caso omiso del hecho de que los no ciudadanos hayan venido, hayan entrado o hayan permanecido en los Estados Unidos en violación a la ley y actuar para que continúen.

Por lo tanto, la falta principal que estos estatutos están dirigidos a sancionar está asociada con el tráfico: Transportar a no ciudadanos cruzando la frontera, o de la frontera al interior de los Estados Unidos, esconderlos en el camino y ayudarlos a evadir la ejecución de la ley (o quizás, ocultándolos de los oficiales de la policía que los liberarían del trabajo forzoso).

La sección del estatuto de “en violación de un delito penal” contempla que el tráfico será descubierto al ejecutar alguna otra estipulación de ley, como un delito de tránsito o la prohibición de Arizona del tráfico de seres humanos.

La violación es un delito menor de Clase 1, pero una falta que implique 10 ó más no ciudadanos indocumentados es un delito mayor de Clase 6. Las posibles sanciones para las versiones federales de las ofensas son mucho más altas: hasta cinco años de encarcelamiento o más si existen ciertos factores agravantes. Título 8 del Código de Estados Unidos, Sección 1324(a)(1)(B).

Varios rompecabezas interpretativos surgen del requisito “esté en violación de un delito penal”. Una búsqueda en Westlaw sugiere que esta frase no se utiliza en ningún otro estatuto estatal o ley federal vigente, así que su significado es cuestión de especulación. Parece ser aplicable a una persona que, en el momento de transportar, albergar o alentar a un extranjero indocumentado, también esté cometiendo un delito; por ejemplo, una persona que esté transportando personas indocumentadas cruzando la frontera mientras va a 20 millas por hora más rápido que el límite de velocidad.

Sin embargo, una persona transportando no ciudadanos indocumentados que violara una simple regla de tránsito no parecería estar “en violación de un delito penal” y, por lo tanto, no sería responsable bajo este estatuto.

Algunos delitos se consideran “faltas continuas” que existen sólo desde el punto en que todos los elementos hayan ocurrido pero sólo hasta que la falta cese. El rapto es una ofensa continua, que termina sólo cuando se libere a la víctima. La entrada sin inspección puede ser una falta continua. Tal vez si un individuo cometiese una “falta continua” que aún no haya sido determinada, es posible que sea responsable bajo este estatuto si está transportando o albergando a no ciudadanos.

Las transacciones independientes normales pueden ser excluidas. Por ejemplo, el 7º Circuito dijo que, interpretada literalmente, la ley federal “podría concebiblemente instituir en delitos las acciones de un taxista que transporta en una transacción comercial de rutina, a un individuo que anuncie su calidad de extranjero ilegal durante el curso del transporte”.

“No interpretamos que la Sección 1324(a)(1)(B) decrete una responsabilidad legal tan generalizada. Las consideraciones relevantes que tratan sobre este tema incluyen si el acusado recibe o no compensación por su actividad de transporte, si el acusado hizo esfuerzos preventivos para ocultar a los extranjeros ilegales y si los extranjeros ilegales eran los amigos o compañeros de trabajo del acusado, o simplemente cargamento humano”.

La ley SB 1070

Actualidad Mundial, Democracia, Economia y finanzas, Inmigración, Intercesión, Libertad de Prensa, News Alert, Noticias, Noticias Nacionales, Noticias y Crónicas, Ortodoxia, Política, Prensa, Reforma Migratoria, Transformando Ciudades

Primero, algunos antecedentes:

1.

Esta ley incluye estipulaciones que no sólo son nuevas para las leyes de Arizona, sino que son nuevas para las leyes penales y migratorias de Estados Unidos. El estatuto es complejo y saca a relucir muchas cuestiones difíciles tanto de interpretación como de constitucionalidad. Puede relacionarse con más estipulaciones de las Constituciones de Estados Unidos y de Arizona que ninguna otra pieza singular de legislación que se haya redactado en este estado. Por consecuencia, su alcance y efecto no son claros y no lo serán hasta que haya fallos judiciales definitivos.

2.

Bajo las leyes de Arizona y las leyes federales, la policía local puede hacer arrestos por delitos federales. [Gonzales v. Ciudad de Peoria, 722 F.2d 468, 474 (9º Cir.1983) (la ley federal permite que la policía local arreste por estipulaciones penales de la Ley de Inmigración y Nacionalidad); Ayuda de la Policía estatal y local en la Aprehensión de Extranjeros ilegales, Departamento de Justicia de Estados Unidos, Oficina del Asesor Jurídico (5 de feb. de 1996) (http://www.justice.gov/olc/immstopo1a.htm); Whitlock v. Boyer, 271 P.2d 484, 487 (Ariz. 1954) (notando que los oficiales de la policía de Nueva York pueden hacer arrestos por delitos federales mayores y menores; “[pensamos que esta práctica declara la regla general y la aprobamos para Arizona])”. Por consecuencia, los oficiales de Arizona siempre pudieron y pueden ahora investigar delitos federales de inmigración bajo su autoridad inherente y hacer arrestos si se desarrolla un motivo fundado.

3.

En un llamado “encuentro consensual”, la policía puede hablar con quien sea, en cualquier momento, sobre cualquier cosa, sin base o razón, siempre y cuando no den la impresión de que la cooperación es un requisito. La prueba típica es si una persona razonable se sentiría libre de irse. Por supuesto que si la policía dice “está usted arrestado” o “no está en libertad de irse”, ello es prueba contundente de que una persona razonable no se sentiría libre de irse. La Suprema Corte reconoce que la mayoría de las personas se sienten presionadas a hablar con la policía cuando así se les solicite, pero ese tipo de presión intrínseca no afecta la naturaleza consensual del encuentro. Así que los oficiales de policía pueden investigar inmigración (o drogas, o robos o cualquier otro delito) cuando lo deseen sin el marco de los encuentros consensuales. Para tales encuentros, los oficiales no necesitan una sospecha razonable.

Ley

Enmienda al Título 11, Capítulo 7, de los Estatutos Revisados de Arizona, agregando el Artículo 8; enmienda al Título 13, Capítulo 15 de los Estatutos Revisados de Arizona, agregando la sección 13-1509; enmienda a la sección 13-2319 de los Estatutos Revisados de Arizona; enmienda al Título 13, Capítulo 29 de los Estatutos Revisados de Arizona, agregando las secciones 13-2928 y 13-2929; enmienda a las secciones 23-212, 23-212.01, 23-214 y 28-3511 de los Estatutos Revisados de Arizona; enmienda al Título 41, Capítulo 12, Artículo 2 de los Estatutos Revisados de Arizona, agregando la sección 41-1724; en relación con los extranjeros presentes ilegalmente.

Proyecto de Ley del Senado 1070

Para ser promulgada por la legislatura del Estado de Arizona:

SECCIÓN 1.

Intención

La legislatura encuentra que hay un interés apremiante en la ejecución cooperativa de las leyes federales de inmigración en todo Arizona. La legislatura declara que la intención de esta ley es hacer de la hostilidad mediante la ejecución de la ley, la política oficial de todas las agencias de gobierno estatales y locales de Arizona. Las estipulaciones de la presente ley tienen como propósito funcionar conjuntamente para desalentar e impedir la entrada y presencia ilegal de extranjeros y la actividad económica de personas cuya presencia sea ilegal en los Estados Unidos.

SECCIÓN 2.

El Título 11, Capítulo 7 de los Estatutos Revisados de Arizona es enmendado, agregando el Artículo 8 a leer:

Artículo 8. Ejecución de las Leyes de Inmigración 11-1051. Cooperación y ayuda en la ejecución de las leyes de inmigración; indemnización

A. Ningún oficial o agencia de este estado o de un condado, ciudad o pueblo ni ninguna otra subdivisión política de este estado, puede adoptar una política que limite o restrinja la ejecución de las leyes federales de inmigración a menos que todo el alcance permitido por la ley federal.

B. Para toda parada, detención o arresto legal hecho por un oficial o agencia de la policía de este estado o de un condado, ciudad, pueblo u otra subdivisión política de este estado en la ejecución de cualquier otra ley u ordenanza de un condado, ciudad o pueblo de este estado, en la que exista la sospecha razonable de que la persona es un extranjero y se encuentra presente ilegalmente en los Estados Unidos, se hará un intento razonable, cuando resulte práctico, de determinar la situación migratoria de la persona. La situación migratoria será verificada con el gobierno federal de conformidad con la Sección 1373 (c) del Código de Estados Unidos. Un oficial o agencia de la policía de este estado o de un condado, ciudad, pueblo u otra subdivisión política de este estado, no puede considerar la raza, el color o el país de origen en la aplicación de los requisitos de la presente subsección excepto en la medida permitida por la Constitución de los Estados Unidos o de Arizona. Se supone que una persona no es un extranjero con presencia ilegal en los Estados Unidos cuando la persona le suministre al oficial o agencia de la policía cualquiera de los siguientes documentos:

1. Una licencia válida de conducir de Arizona.

2. Una tarjeta de identificación oficial del Estado de Arizona.

3. Una tarjeta válida de inscripción emitida por una tribu u otra forma de identificación tribal.

4. Si la entidad requiere prueba de presencia legal en los Estados Unidos con anterioridad a su emisión, cualquier identificación válida emitida por el gobierno federal de los Estados Unidos o uno estatal o local.

C. Si un extranjero que se encuentre presente ilegalmente en los Estados Unidos es declarado culpable de una violación de las leyes estatales o locales, al ser liberado de prisión o de cualquier multa que se le haya impuesto, el extranjero será inmediatamente transferido a la custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas o al de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos.

D. Independientemente de lo estipulado en cualquier otra ley, una agencia de la policía puede transportar en forma segura a un extranjero con presencia ilegal en Estados Unidos y que se encuentre bajo la custodia de dicha agencia, a una instalación federal dentro de este estado o cualquier otro punto de transferencia a custodia federal que se encuentre fuera de la jurisdicción de la agencia de la policía.

E. Para la implementación de la presente sección, la situación migratoria de un extranjero puede ser determinada por:

1. Un oficial de la policía autorizado por el gobierno federal para constatar la situación migratoria de un extranjero.

2. La oficina de Ejecución de Aduanas e Inmigración de los Estados Unidos o de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos de conformidad con la Sección 1373(c) del Código de los Estados Unidos.

F. Excepto según lo estipulado por las leyes federales, los oficiales o agencias de este estado y de condados, ciudades, pueblos y otras subdivisiones políticas de este estado no pueden tener prohibido ni de ninguna manera ser restringidos para enviar, recibir o mantener información relacionada con la situación migratoria de cualquier individuo o intercambiar tal información con cualquier otra entidad gubernamental federal, estatal o local para los siguientes fines oficiales:

1. Determinar la elegibilidad para cualquier licencia, servicio o beneficio público suministrado por el gobierno federal, estatal, local u otra subdivisión política de este estado.

2. Verificar cualquier declaración de residencia o domicilio si se requiere la determinación de residencia o domicilio bajo las leyes de este estado o una orden judicial emitida en un procedimiento civil o penal de este estado.

3. Si la persona es un extranjero, determinar si la persona está en cumplimiento de las leyes de registro federal estipuladas por el Título II, Capítulo 7 de la Ley Federal de Inmigración y Nacionalidad.

4. En cumplimiento del Título 8 del Código de Estados Unidos, Secciones 1373 y 1644.

G. La presente sección no aplica, autoriza ni establece, ni debe interpretarse que aplique, autorice ni establezca la Ley de Identificación Real de 2005 (Ley pública 109-13, División B; 119 Estat. 302), incluyendo el uso de un chip de identificación por radiofrecuencia.

H. Una persona que sea residente legal de este estado, puede entablar una demanda en un tribunal superior para recusar a cualquier oficial o agencia de este estado o de un condado, ciudad, pueblo u otra subdivisión política de este estado que adopte o aplique una política que limite o restrinja la ejecución de las leyes federales de migración, incluso del Título 8 del Código de Estados Unidos, Secciones 1373 y 1644, a menos que todo el rigor permitido por la ley federal. Si existe un hallazgo judicial de que una entidad haya violado la presente sección, el tribunal ordenará que dicha entidad pague una sanción civil de no menos de quinientos dólares y no más de cinco mil dólares por cada día que la política haya permanecido en vigor después de interpuesta una demanda de conformidad con la presente subsección.

I. Un tribunal colectará la sanción civil estipulada en la subsección H de la presente sección y remitirá la sanción civil al tesorero del estado para su depósito en el Fondo de la Misión de Ejecución del Equipo de Inteligencia sobre Pandillas e Inmigración establecido por la sección 41-1724.

J. El tribunal puede otorgar los gastos y costos y honorarios de abogado razonables a cualquier persona o cualquier oficial o agencia de este estado o un condado, ciudad, pueblo u otra subdivisión política de este estado que gane por adjudicación sobre los méritos de un proceso iniciado de conformidad con la presente sección.

K. Excepto en relación con los asuntos en los que se adjudique que el oficial haya actuado de mala fe, un oficial de la policía es indemnizado por la agencia de la policía del oficial por gastos y costas razonables, incluso honorarios de abogados incurridos por el oficial en conexión con cualquier acción, demanda o procedimiento iniciado de conformidad con la presente sección en el que el oficial pueda ser un demandado debido a que el oficial forma parte o haya sido miembro de dicha agencia de la policía.

L. La presente sección será aplicada en forma congruente con las leyes federales que regulan la inmigración, protegiendo los derechos civiles de todas las personas y respetando los privilegios y derechos de los ciudadanos de los Estados Unidos.

SECCIÓN 3.

El Título 13, Capítulo 15 de los Estatutos Revisados de Arizona, es enmendado agregando la sección 13-1509, a leer:

13-1509. Omisión deliberada de completar o llevar consigo un documento de registro de extranjeros; evaluación; excepción; registros autenticados; clasificación

A. Además de cualquier violación de la ley federal, una persona es culpable de omisión deliberada de completar o llevar consigo un documento de registro de extranjeros si la persona incurre en violación al Título 8 del Código de Estados Unidos, Sección 1304(e) o 1306(A).

B. En la ejecución de la presente sección, la situación migratoria de un extranjero puede ser determinada mediante:

1. Un oficial de la policía autorizado por el gobierno federal para verificar o constatar la situación migratoria de un extranjero.

2. El servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos o de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos de conformidad con el Título 8 del Código de Estados Unidos, Sección 1373(c).

C. Un oficial o agencia de la policía de este estado o de un condado, ciudad, pueblo u otra subdivisión política de este estado no puede considerar la raza, el color o el país de origen en la ejecución de los requisitos de la presente subsección excepto en la medida permitida por la Constitución de los Estados Unidos o de Arizona.

D. Una persona que sea sentenciada de conformidad con la presente sección, no es elegible para la suspensión de sentencia, libertad condicional, indulto, conmutación de la sentencia ni liberación de encarcelamiento sobre cualquier base, a excepción de lo autorizado por la Sección 31-233, subsección A o B, hasta que la sentencia impuesta por el tribunal haya sido servida o la persona sea elegible para su liberación de conformidad con la sección 41-1604.07.

E. Además de cualquier otra sanción estipulada por la ley, el tribunal ordenará que la persona pague los costos de encarcelamiento.

F. La presente sección no es aplicable a una persona que mantenga autorización del gobierno federal de permanecer en los Estados Unidos.

G. Cualquier registro que se relacione con la situación migratoria de una persona es admisible en cualquier tribunal sin mayor fundamento o testimonio del depositario de registros si el registro está certificado como auténtico por la agencia de gobierno responsable de mantener dicho registro.

H. Una violación a la presente sección es un delito menor clase 1, excepto que la multa máxima es de cien dólares y por una primera violación de la presente sección, el tribunal no sentenciará a la persona a más de veinte días en la cárcel y por una segunda violación o subsiguientes, el tribunal no sentenciará a la persona a más de treinta días en la cárcel.

SECCIÓN 4.

La Sección 13-2319 de los Estatutos Revisados de Arizona, es enmendada para leer:

13-2319. Tráfico; clasificación; definiciones

A. Es ilegal que una persona se involucre intencionalmente en el tráfico de seres humanos con fines lucrativos o comerciales.

B. Una violación de la presente sección constituye un delito mayor clase 4.

C. Independientemente de lo estipulado en la subsección B de la presente sección, una violación de esta sección:

1. Constituye un delito mayor clase 2 si el ser humano traficado es menor de dieciocho años de edad y no viene acompañado de un miembro de su familia mayor de dieciocho años de edad, o la falta se cometió con el uso de un arma mortal o instrumento peligroso.

2. Constituye un delito mayor clase 3 si la falta se cometió mediante el uso o la amenaza del uso de fuerza física mortal y la persona no es elegible para suspensión de sentencia, libertad condicional, indulto ni liberación de encarcelamiento sobre ninguna otra base excepto de conformidad con la sección 31-233, subsección A o B hasta que la sentencia impuesta por el tribunal sea cumplida, la persona sea elegible para liberación de conformidad con la sección 41-1604.07 o la sentencia sea conmutada.

D. El Capítulo 10 del presente título no es aplicable a violaciones a la subsección C, párrafo 1 de la presente.

E. Independientemente de lo estipulado en cualquier otra ley, en la ejecución de la presente sección, un oficial de la paz puede parar legalmente a una persona que esté operando un vehículo motorizado si el oficial tiene la sospecha razonable para creer que dicha persona esté en violación de cualquier ley civil de tránsito.

F. Para fines de la presente sección:

1. “Miembro de familia” significa los padres, abuelos, hermanos o cualquier otra persona relacionada con la persona por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado.

2. “Procuración de transporte” significa cualquier participación en o la facilitación de transporte e incluye:

(A) prestar servicios que faciliten el transporte incluso servicios de arreglos de viaje o servicios de transmisión de dinero.

(B) suministrar una propiedad que facilite el transporte, incluso un arma, un vehículo u otros medios de transporte o identificación falsa, o vender, rentar o de otra forma poner a la disposición una casa de depósito según se definen en la sección 13-2322.

3. “Tráfico de seres humanos” significa el transporte, la procuración de transporte o el uso de propiedad mueble o inmueble de una persona o una entidad que sabe o tiene razón para saber que la persona o personas transportadas o a ser transportadas no son ciudadanas, residentes permanentes de los Estados Unidos o de otra forma con estancia legal en el estado o que hayan intentado entrar, hayan entrado o se hayan quedado en Estados Unidos en violación de la lay.

SECCIÓN 5.

El Título 13, capítulo 29, de los Estatutos Revisados de Arizona, es enmendado agregando las secciones 13-2928 y 13-2929, a leer:

13-2928. Parada ilegal para contratar y recoger pasajeros para trabajar; empleo o solicitud ilegal de empleo; clasificación; definiciones

A. Es ilegal que el ocupante de un vehículo motorizado que esté parado en una calle, camino o carretera, intente contratar y recoger pasajeros para trabajar en un lugar diferente si el vehículo motorizado bloquea o impide el movimiento normal del tránsito.

B. Es ilegal que una persona entre a un vehículo motorizado que esté parado en una calle, camino o carretera para ser contratado por un ocupante del vehículo motorizado y para ser transportado para trabajar en un lugar diferente si el vehículo motorizado bloquea o impide el movimiento normal del tránsito.

C. Es ilegal que una persona que se encuentre en los Estados Unidos en forma ilegal y que sea un extranjero no autorizado solicite trabajo intencionalmente, pida trabajo en un lugar público o desempeñe trabajo como empleado o contratista independiente en este estado.

D. Un oficial o agencia de la policía de este estado o de un condado, ciudad o pueblo u otra subdivisión política de este estado no puede considerar la raza, el color o el país de origen en la ejecución de los requisitos de la presente subsección excepto en la medida permitida por la Constitución de los Estados Unidos o de Arizona.

E. En la ejecución de la presente sección, la situación migratoria de un extranjero puede ser determinada por:

1. Un oficial de la policía que esté autorizado por el gobierno federal para verificar o constatar la situación migratoria de un extranjero.

2. El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas y el de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, de conformidad con el Título 8 del Código de Estados Unidos, Sección 1373(c).

F. Una violación a la presente sección constituye un delito menor clase 1.

G. Para fines de la presente sección:

1. “Pedir” significa la comunicación verbal o no verbal mediante un gesto o señal afirmativa con la cabeza que indicara a una persona razonable que la persona está dispuesta a ser empleada.

2. “Extranjero no autorizado” significa un extranjero que no tiene el derecho legal o la autorización según la ley federal para trabajar en los Estados Unidos, según lo descrito en el Título 8 del Código de Estados Unidos, Sección 1324a(h)(3).

13-2929. Transporte ilegal, mudanza, ocultamiento, albergue o protección de extranjeros ilegales; decomiso de vehículo; excepción; clasificación

A. Es ilegal que una persona que esté en violación de un delito penal:

1. Transporte o mude o intente transportar o mover a un extranjero en este estado, para continuar con la presencia ilegal del extranjero en los Estados Unidos, en un medio de transporte si la persona sabe o imprudentemente hace caso omiso del hecho de que el extranjero haya venido o haya entrado o permanezca en los Estados Unidos en violación de la ley.

2. Ocultar, albergar o proteger o intentar ocultar, albergar o proteger a un extranjero de la detección en cualquier lugar de este estado, incluso cualquier edificio o cualquier medio de transporte, si la persona sabe o imprudentemente hace caso omiso del hecho de que el extranjero haya venido a, haya entrado o permanezca en los Estados Unidos en violación a la ley.

3. Alentar o inducir a un extranjero a venir a, o a residir en, este estado si la persona sabe o imprudentemente hace caso omiso del hecho de que tal llegada o entrada a, o residencia en, este estado es o será en violación de la ley.

B. Un medio de transporte que sea usado en la comisión de una violación de la presente sección está sujeto a inmovilización obligatoria del vehículo o decomiso, de conformidad con la sección 28-3511.

C. Un oficial o agencia de la policía de este estado o de un condado, ciudad, pueblo u otra subdivisión política de este estado, no puede considerar la raza, el color o el país de origen en la ejecución de la presente sección excepto en la medida permitida por la Constitución de los Estados Unidos o de Arizona.

D. En la ejecución de la presente sección, la situación migratoria de un extranjero puede ser determinada por:

1. Un oficial de la policía que esté autorizado por el gobierno federal para verificar o constatar la situación migratoria de un extranjero.

2. El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas o el de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, de conformidad con el Título 8 del Código de Estados Unidos, Sección 1373(c).

E. La presente sección no es aplicable a un trabajador del servicio de protección de menores que esté actuando en su capacidad oficial de trabajador ni a una persona que esté actuando en la capacidad de primero en responder, personal de ambulancia o técnico médico de emergencia y quien esté transportando o moviendo a un extranjero en este estado de conformidad con el Título 36, Capítulo 21.1.

F. Una persona que incurra en violación de la presente sección es culpable de un delito menor clase 1 y está sujeto a una multa de por lo menos mil dólares, excepto que una violación de la presente sección que involucra a diez o más ilegales constituye un delito mayor clase 6 y la persona está sujeta a una multa de por lo menos mil dólares por cada extranjero involucrado.

SECCIÓN 6.

La Sección 13-3883 de los Estatutos Revisados de Arizona, es enmendada para leer:

13-3883. Arresto por oficial sin orden judicial

A. Un oficial de la paz sin orden judicial, puede arrestar a una persona si el oficial tiene un motivo fundado para creer que:

1. Se ha cometido un delito mayor y motivo fundado para creer que la persona que va a arrestar ha cometido el delito.

2. Se ha cometido un delito menor en presencia del oficial y existe motivo fundado para creer que la persona que va a arrestar ha cometido la falta.

3. La persona que se va a arrestar ha estado involucrada en un accidente de tránsito y ha violado cualquier sección penal del Título 28, y que dicha violación ha ocurrido con anterioridad a o inmediatamente después del accidente de tránsito.

4. Se ha cometido un delito menor o una falta menor y existe motivo fundado para creer que la persona que se va a arrestar ha cometido la falta. Una persona arrestada bajo el presente párrafo es elegible para liberación de conformidad con lo estipulado en la sección 13-3903.

5. La persona que se va a arrestar ha cometido cualquier delito público, que resulte en que la persona pueda ser sustraída de los Estados Unidos.

B. Un oficial de la paz puede parar y detener a una persona según sea razonablemente necesario para investigar una violación real o sospechada de cualquier ley de tránsito cometida en presencia del oficial y puede entregar una copia de la queja de tránsito por cualquier presunta violación civil o penal de tránsito. Un oficial de la paz que entregue una copia de la queja de tránsito, debe hacerlo dentro de un tiempo razonable a partir del momento de la violación civil o penal de tránsito.

SECCIÓN 7.

La Sección 23-212 de los Estatutos Revisados de Arizona, es enmendada para leer:

23-212. Emplear a extranjeros no autorizados, con conocimiento; prohibición; denuncias falsas e infundadas; violación; clasificación; suspensión y revocación de licencia; defensa de fondo

A. Un empleador no empleará, con conocimiento, a un extranjero no autorizado. Si, en el caso en el que un empleador utilice un contrato, subcontrato u otro acuerdo de contratista independiente para obtener el trabajo de un extranjero en este estado, el empleador contrata, con conocimiento, a un extranjero no autorizado, o con una persona que emplee o contrate a un extranjero no autorizado para realizar el trabajo, el empleador incurre en violación de la presente subsección.

B. El fiscal general emitirá un formulario de denuncia establecido para que una persona reporte una presunta violación de la subsección A de la presente sección. El denunciante no tendrá como requisito listar su número del Seguro Social en el formulario de denuncia ni notarizar el formulario. Al recibir el formulario de denuncia en que se reporte que un empleador, presuntamente con conocimiento, emplee a un extranjero no autorizado, el fiscal general o del condado investigará si el empleador ha incurrido en violación de la subsección A de esta sección. Si se recibe la denuncia pero no es presentada en el formulario de denuncia establecido, el fiscal general o del condado puede investigar si el empleador ha incurrido en violación de la subsección A de esta sección. La presente subsección no se interpretará como prohibición para presentar denuncias anónimas que no sean hechas en un formulario de denuncia establecido. El fiscal general o del condado no investigará denuncias basadas exclusivamente en la raza, el color o el país de origen. Una denuncia que sea presentada ante un fiscal del condado, debe ser presentada ante el fiscal del condado en el que el presunto extranjero no autorizado esté o haya estado empleado por el empleador. El comisario del condado o cualquier otra agencia de la policía puede ayudar a investigar una denuncia. Al investigar una denuncia, el fiscal general o del condado verificará la autorización de trabajo del presunto extranjero no autorizado con el gobierno federal de conformidad con el Título 8 del Código de los Estados Unidos, Sección 1373(C). Un oficial estatal, del condado o local no intentará determinar independientemente si un extranjero tiene o no autorización para trabajar en los Estados Unidos. La situación migratoria o de autorización para trabajar de un extranjero, será verificada con el gobierno federal de conformidad con el Título 8 del Código de los Estados Unidos, Sección 1373(c). Una persona que, con conocimiento, presente una denuncia falsa o infundada, es culpable de un delito menor clase 3.

C. Si, después de una investigación, el fiscal general o del condado determina que la denuncia no es falsa e infundada:

1. El fiscal general o del condado notificará al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos acerca del extranjero no autorizado.

2. El fiscal general o del condado notificará a la agencia local de la policía acerca del extranjero no autorizado.

3. El fiscal general notificará al fiscal del condado de jurisdicción competente para que interponga acción de conformidad con la subsección D de la presente sección si la denuncia fue presentada originalmente ante el fiscal general.

D. La acción por una violación a la subsección A de la presente sección será hecha en contra del empleador por el fiscal del condado, en el condado en el que el extranjero no autorizado esté o haya estado empleado por el empleador. El fiscal del condado no interpondrá acción alguna en contra de ningún empleador por cualquier violación de la subsección A de la presente sección en la que haya incurrido con anterioridad al 1º de enero de 2008. Una segunda violación a la presente sección estará basada sólo en el extranjero no autorizado que esté o haya estado empleado por el empleador después de haberse interpuesto una acción por violación a la subsección A de la presente sección o de la Sección 23-212.01, Subsección A.

E. Para cualquier acción en el tribunal superior bajo la presente sección, el tribunal expeditará la acción, incluso la asignación de una audiencia a la mayor brevedad posible.

F. En el hallazgo de una violación de la subsección A de la presente sección:

1. Para una primera violación, según lo descrito en el párrafo 3 de la presente subsección, el tribunal:

(A) ordenará que el empleador extinga el empleo de todos los extranjeros no autorizados.

(B) ordenará que el empleador quede sujeto a un período de prueba de tres años para el lugar del negocio en donde el extranjero no autorizado haya desempeñado el trabajo. Durante el período de prueba, el empleador presentará reportes trimestrales en el formulario provisto en la sección 23-722.01 ante el fiscal del condado, de cada nuevo empleado contratado por el empleador en el lugar de negocios en donde el extranjero no autorizado haya desempeñado el trabajo.

(C) ordenará que el empleador presente una declaración jurada y firmada ante el fiscal del condado dentro de los tres días hábiles a partir de la emisión de la orden. La declaración expresará que el empleador ha extinguido el empleo de todos los extranjeros no autorizados de este estado y que el empleador no empleará intencionalmente, o con conocimiento, a ningún extranjero no autorizado de este estado. El tribunal ordenará que las agencias correspondientes suspendan todas las licencias que tenga el empleador sujetas al presente subinciso si éste no cumple con presentar la declaración jurada ante el fiscal del condado dentro de los tres días hábiles a partir de que se haya emitido la orden. Todas las licencias que sean suspendidas bajo el presente subinciso por no presentar una declaración jurada y firmada permanecerán suspendidas hasta que el empleador presente una declaración jurada ante el fiscal del condado.

Para los fines del presente subinciso, las licencias que estén sujetas a suspensión bajo el mismo son todas las licencias que tenga el empleador específicamente del lugar de negocios en donde el extranjero no autorizado haya desempeñado el trabajo. Si el empleador no tiene una licencia específica para el lugar de negocios ubicado en donde el extranjero no autorizado haya desempeñado el trabajo, pero es necesaria una licencia para operar el negocio del empleador en general, las licencias que estén sujetas a suspensión bajo el presente subinciso son todas las licencias que tenga el empleador en su domicilio comercial principal. Al recibir la orden judicial e independientemente de lo estipulado en cualquier otra ley, las agencias correspondientes suspenderán todas las licencias de conformidad con la orden judicial. El tribunal enviará una copia de la orden judicial al fiscal general y el fiscal general guardará la copia de conformidad con la subsección G de la presente sección.

(D) podrá ordenar que las agencias correspondientes suspendan todas las licencias descritas en el subinciso (c) del presente párrafo que tenga el empleador por un término no mayor a los diez días hábiles. El tribunal basará su decisión sobre la duración de la suspensión bajo el presente subinciso en cualquier prueba o información presentada ante el mismo durante la acción por una violación de la presente subsección y, de ser relevantes, considerará los siguientes factores:

(I) la cantidad de extranjeros no autorizados empleados por el empleador.

(II) cualquier falta de conducta anterior del empleador.

(III) el grado de daños resultantes de la violación.

(IV) si el empleador hizo el esfuerzo de buena fe de cumplir con todos los requisitos aplicables.

(V) la duración de la violación.

(VI) el papel que los directores, funcionarios o ejecutivos del empleador desempeñaron en la violación.

(VII) cualquier otro factor que el tribunal considere apropiado.

2. Para una segunda violación según lo descrito en el párrafo 3 de la presente subsección, el tribunal ordenará que las agencias correspondientes revoquen permanentemente todas las licencias que tenga el empleador específicamente para el lugar de negocios en donde el extranjero no autorizado haya desempeñado el trabajo. Si el empleador no tiene una licencia específica para el lugar de negocios ubicado en donde el extranjero no autorizado haya desempeñado el trabajo, pero es necesaria una licencia para operar el negocio del empleador en general, el tribunal ordenará que las agencias correspondientes revoquen permanentemente todas las licencias que tenga el empleador en su domicilio comercial principal. Al recibir la orden judicial e independientemente de lo estipulado en cualquier otra ley, las agencias correspondientes revocarán inmediatamente dichas licencias.

3. La violación será considerada como:

(A) una primera violación de un empleador en un lugar de negocios si la violación no ocurrió durante el período de prueba ordenado por el tribunal bajo la presente subsección o la sección 23-212.01, Subsección F para ese lugar de negocios de empleador.

(B) una segunda violación de un empleador en un lugar de negocios si la violación ocurrió durante el período de prueba ordenado por el tribunal bajo la presente subsección o la sección 23-212.01, subsección F para ese lugar de negocios del empleador.

G. El fiscal general mantendrá copias de las órdenes judiciales recibidas de conformidad con la subsección F de la presente sección y mantendrá una base de datos de los empleadores y sus lugares de negocios que tengan una primera violación a la subsección A de la presente sección y pondrá las órdenes judiciales a disposición en el sitio web del fiscal general.

H. Para determinar si el empleado es un extranjero no autorizado, el tribunal debe considerar sólo la determinación del gobierno federal de conformidad con el Título 8 del Código de Estados Unidos, Sección 1373(c). La determinación del gobierno federal crea un supuesto refutable de la situación lícita del empleado. El tribunal puede recibir el aviso judicial de la determinación del gobierno federal y solicitar que el gobierno federal proporcione una verificación automatizada o por testimonio de conformidad con el Título 8 del Código de Estados Unidos, Sección 1373(C).

I. Para los fines de la presente sección, la prueba de verificar la autorización de trabajo de un empleado mediante el programa e-verify crea un supuesto refutable de que un empleador no haya empleado, con conocimiento, a un extranjero no autorizado.

J. Para los fines de la presente sección, un empleador que establece que ha cumplido de buena fe con los requisitos del Título 8 del Código de los Estados Unidos, Sección 1324a(b) establece una defensa de fondo de que el empleador no empleó, con conocimiento, a un extranjero no autorizado. Se considera que un empleador ha cumplido con los requisitos del Título 8 del Código de los Estados Unidos Sección 1324a(b), a pesar de una falla técnica o de procedimiento aislada, esporádica o accidental en el cumplimiento de los requisitos, si existe un intento de buena fe de cumplir con los requisitos.

K. Es una defensa de fondo a una violación a la subsección A de la presente sección que el empleador fuera incitado por las autoridades. Para reclamar incitación, el empleador debe admitir mediante testimonio del empleador u otra prueba, los elementos sustanciales de la violación. Un empleador que asevera una defensa de incitación tiene la carga de probar lo siguiente por preponderancia de pruebas:

1. La idea de cometer la violación surgió de los oficiales de la policía o sus agentes y no del empleador.

2. Los oficiales de la policía o sus agentes exhortaron e incitaron al empleador a cometer la violación.

3. El empleador no estaba predispuesto a cometer la violación antes que los oficiales de la policía o sus agentes exhortaran e incitaran al empleador a cometer la violación.

L. Un empleador no establece incitación si el empleador estaba predispuesto a violar la subsección A de la presente sección y los oficiales de la policía o sus agentes meramente suministraron al empleador una oportunidad de cometer la violación. No es incitación que los oficiales de la policía o sus agentes simplemente usen un ardid u oculten su identidad. La conducta de los oficiales de la policía y sus agentes puede tomarse en cuenta para determinar si un empleador ha comprobado la incitación.

SECCIÓN 8.

La Sección 23-212.01 de los Estatutos Revisados de Arizona, es enmendada para leer:

23-212.01. Emplear intencionalmente a extranjeros no autorizados; prohibición; denuncias falsas e infundadas; violación; clasificación; suspensión y revocación de licencia; defensa de fondo

A. Un empleador no empleará intencionalmente a un extranjero no autorizado. Si, en el caso de que un empleador use un contrato, subcontrato u otro acuerdo de contratista independiente para obtener el trabajo de un extranjero en este estado, el empleador intencionalmente contrata a un extranjero no autorizado o a una persona que emplea o contrata a un extranjero no autorizado para desempeñar el trabajo, el empleador incurre en violación de la presente subsección.

B. El fiscal general emitirá un formulario de denuncia establecido para que una persona reporte una presunta violación de la subsección A de la presente sección. El denunciante no tendrá como requisito listar su número del Seguro Social en el formulario de denuncia ni notarizar el formulario. Al recibir el formulario de denuncia en que se reporte que un empleador, presuntamente con conocimiento, emplee a un extranjero no autorizado, el fiscal general o del condado investigará si el empleador ha incurrido en violación de la subsección A de esta sección. Si se recibe la denuncia pero no es presentada en el formulario de denuncia establecido, el fiscal general o del condado puede investigar si el empleador ha incurrido en violación de la subsección A de esta sección. La presente subsección no se interpretará como prohibición para presentar denuncias anónimas que no sean hechas en un formulario de denuncia establecido. El fiscal general o del condado no investigará denuncias basadas exclusivamente en la raza, el color o el país de origen. Una denuncia que sea presentada ante un fiscal del condado, debe ser presentada ante el fiscal del condado en el que el presunto extranjero no autorizado esté o haya estado empleado por el empleador. El comisario del condado o cualquier otra agencia de la policía puede ayudar a investigar una denuncia. Al investigar una denuncia, el fiscal general o del condado verificará la autorización de trabajo del presunto extranjero no autorizado con el gobierno federal de conformidad con el Título 8 del Código de los Estados Unidos, Sección 1373(C). Un oficial estatal, del condado o local no intentará determinar independientemente si un extranjero tiene o no autorización para trabajar en los Estados Unidos. La situación migratoria o de autorización para trabajar de un extranjero, será verificada con el gobierno federal de conformidad con el Título 8 del Código de los Estados Unidos, Sección 1373(c). Una persona que, con conocimiento, presente una denuncia falsa o infundada, es culpable de un delito menor clase 3.

C. Si, después de una investigación, el fiscal general o del condado determina que la denuncia no es falsa e infundada:

1. El fiscal general o del condado notificará a la oficina de Ejecución de Aduanas e Inmigración de los Estados Unidos acerca del extranjero no autorizado.

2. El fiscal general o del condado notificará a la agencia local de la policía acerca del extranjero no autorizado.

3. El fiscal general notificará al fiscal del condado de jurisdicción competente para que interponga acción de conformidad con la subsección D de la presente sección si la denuncia fue presentada originalmente ante el fiscal general.

D. La acción por una violación a la subsección A de la presente sección será hecha en contra del empleador por el fiscal del condado, en el condado en el que el extranjero no autorizado esté o haya estado empleado por el empleador. El fiscal del condado no interpondrá acción alguna en contra de ningún empleador por cualquier violación de la subsección A de la presente sección en la que haya incurrido con anterioridad al 1º de enero de 2008. Una segunda violación a la presente sección estará basada sólo en el extranjero no autorizado que esté o haya estado empleado por el empleador después de interpuesta una acción por violación a la subsección A de la presente sección o de la Sección 23-212, Subsección A.

E. Para cualquier acción en el tribunal superior bajo la presente sección, el tribunal expeditará la acción, incluso la asignación de una audiencia a la mayor brevedad posible.

F. En el hallazgo de una violación de la subsección A de la presente sección:

1. Para una primera violación, según lo descrito en el párrafo 3 de la presente subsección, el tribunal:

(A) ordenará que el empleador extinga el empleo de todos los extranjeros no autorizados.

(B) ordenará que el empleador quede sujeto a un período de prueba de tres años para el lugar del negocio en donde el extranjero no autorizado haya desempeñado el trabajo. Durante el período de prueba, el empleador presentará reportes trimestrales en el formulario provisto en la sección 23-722.01 ante el fiscal del condado, de cada nuevo empleado contratado por el empleador en el lugar de negocios en donde el extranjero no autorizado haya desempeñado el trabajo.

(C) ordenará que las agencias correspondientes suspendan todas las licencias descritas en el subinciso (d) del presente párrafo que tenga el empleador por un mínimo de diez días. El tribunal basará su decisión sobre la duración de la suspensión bajo el presente subinciso en cualquier prueba o información presentada ante el mismo durante la acción por una violación a la presente subsección y, de ser relevantes, considerará los siguientes factores:

(I) la cantidad de extranjeros no autorizados empleados por el empleador.

(II) cualquier falta de conducta anterior del empleador.

(III) el grado de daños resultantes de la violación.

(IV) si el empleador hizo el esfuerzo de buena fe de cumplir con todos los requisitos aplicables.

(V) la duración de la violación.

(VI) el papel que los directores, funcionarios o ejecutivos del empleador desempeñaron en la violación.

(VII) cualquier otro factor que el tribunal considere apropiado.

(D) ordenará que el empleador presente una declaración jurada y firmada ante el fiscal del condado. La declaración expresará que el empleador ha extinguido el empleo de todos los extranjeros no autorizados de este estado y que el empleador no empleará intencionalmente, o con conocimiento, a ningún extranjero no autorizado de este estado. El tribunal ordenará que las agencias correspondientes suspendan todas las licencias que tenga el empleador sujetas al presente subinciso si éste no cumple con presentar la declaración jurada ante el fiscal del condado dentro de los tres días hábiles a partir de que se haya emitido la orden. Todas las licencias que sean suspendidas bajo el presente subinciso por no presentar una declaración jurada y firmada permanecerán suspendidas hasta que el empleador presente una declaración jurada ante el fiscal del condado. Para los fines del presente subinciso, las licencias que estén sujetas a suspensión bajo el mismo son todas las licencias que tenga el empleador específicamente del lugar de negocios en donde el extranjero no autorizado haya desempeñado el trabajo. Si el empleador no tiene una licencia específica para el lugar de negocios ubicado en donde el extranjero no autorizado haya desempeñado el trabajo, pero es necesaria una licencia para operar el negocio del empleador en general, las licencias que estén sujetas a suspensión bajo el presente subinciso son todas las licencias que tenga el empleador en su domicilio comercial principal. Al recibir la orden judicial e independientemente de lo estipulado en cualquier otra ley, las agencias correspondientes suspenderán todas las licencias de conformidad con la orden judicial. El tribunal enviará una copia de la orden judicial al fiscal general y el fiscal general guardará la copia de conformidad con la subsección G de la presente sección.

2. Para una segunda violación según lo descrito en el párrafo 3 de la presente subsección, el tribunal ordenará que las agencias correspondientes revoquen permanentemente todas las licencias que tenga el empleador específicamente para el lugar de negocios en donde el extranjero no autorizado haya desempeñado el trabajo. Si el empleador no tiene una licencia específica para el lugar del negocio en donde el extranjero no autorizado haya desempeñado el trabajo, pero es necesaria una licencia para operar el negocio del empleador en general, el tribunal ordenará que las agencias correspondientes revoquen permanentemente todas las licencias que tenga el empleador en su domicilio comercial principal. Al recibir la orden judicial e independientemente de lo estipulado en cualquier otra ley, las agencias correspondientes revocarán inmediatamente dichas licencias

3. La violación será considerada como:

(A) una primera violación de un empleador en un lugar de negocios si la violación no ocurrió durante el período de prueba ordenado por el tribunal bajo la presente subsección o la sección 23-212, Subsección F para ese lugar de negocios de empleador.

(B) una segunda violación de un empleador en un lugar de negocios si la violación ocurrió durante el período de prueba ordenado por el tribunal bajo la presente subsección o la sección 23-212, subsección F para ese lugar de negocios del empleador.

G. El fiscal general mantendrá copias de las órdenes judiciales recibidas de conformidad con la subsección F de la presente sección y mantendrá una base de datos de los empleadores y sus lugares de negocios que tengan una primera violación a la subsección A de la presente sección y pondrá las órdenes judiciales a disposición en el sitio web del fiscal general.

H. Para determinar si el empleado es un extranjero no autorizado, el tribunal debe considerar sólo la determinación del gobierno federal de conformidad con el Título 8 del Código de Estados Unidos, Sección 1373(c). La determinación del gobierno federal crea un supuesto refutable de la situación lícita del empleado. El tribunal puede recibir el aviso judicial de la determinación del gobierno federal y solicitar que el gobierno federal proporcione una verificación automatizada o por testimonio de conformidad con el Título 8 del Código de Estados Unidos, Sección 1373(C).

I. Para fines de la presente sección, la prueba de verificar la autorización de trabajo de un empleado mediante el programa e-verify crea un supuesto refutable de que un empleador no haya empleado, con conocimiento, a un extranjero no autorizado.

J. Para los fines de la presente sección, un empleador que establece que ha cumplido de buena fe con los requisitos del Título 8 del Código de los Estados Unidos, Sección 1324a(b) establece una defensa de fondo de que el empleador no empleó, con conocimiento, a un extranjero no autorizado. Se considera que un empleador ha cumplido con los requisitos del Título 8 del Código de los Estados Unidos Sección 1324a(b), a pesar de una falla técnica o de procedimiento aislada, esporádica o accidental en el cumplimiento de los requisitos, si existe un intento de buena fe de cumplir con los requisitos.

K. Es una defensa de fondo a una violación a la subsección A de la presente sección que el empleador fuera incitado por las autoridades. Para reclamar incitación, el empleador debe admitir mediante testimonio del empleador u otra prueba, los elementos sustanciales de la violación. Un empleador que asevera una defensa de incitación tiene la carga de probar lo siguiente por preponderancia de pruebas:

1. La idea de cometer la violación surgió de los oficiales de la policía o sus agentes y no del empleador.

2. Los oficiales de la policía o sus agentes exhortaron e incitaron al empleador a cometer la violación.

3. El empleador no estaba predispuesto a cometer la violación antes que los oficiales de la policía o sus agentes exhortaran e incitaran al empleador a cometer la violación.

L. Un empleador no establece incitación si el empleador estaba predispuesto a violar la subsección A de la presente sección y los oficiales de la policía o sus agentes meramente suministraron al empleador una oportunidad de cometer la violación. No es incitación que los oficiales de la policía o sus agentes simplemente usen un ardid u oculten su identidad. La conducta de los oficiales de la policía y sus agentes puede tomarse en cuenta para determinar si un empleador ha comprobado la incitación.

SECCIÓN 9.

La Sección 23-214 de los Estatutos Revisados de Arizona, es enmendada para leer:

23-214. Verificación de elegibilidad para el empleo; programa e-verify; incentivos de desarrollo económico; lista de empleadores registrados

A. Después del 31 de diciembre del 2007, todos los empleadores, después de contratar a un empleado, verificarán la elegibilidad de dicho empleado mediante el programa de verificación electrónica e-verify y mantendrán un registro de la verificación durante todo el tiempo de empleo del empleado o por lo menos durante tres años, lo que resulte mayor.

B. Además de cualquier otro requisito para que un empleador reciba un incentivo de desarrollo económico de una entidad del gobierno, el empleador se registrará y participará en el programa e-verify. Antes de recibir el incentivo de desarrollo económico, el empleador suministrará constancia a la entidad de gobierno de que el empleador está registrado y participa en el programa e-verify. Si la entidad gubernamental determina que el empleador no está en cumplimiento de la presente subsección, la entidad gubernamental notificará al empleador mediante correo certificado acerca de la determinación de la entidad sobre el no cumplimiento y el derecho del empleador a apelar dicha determinación. Al hacer una determinación final de no cumplimiento, el empleador devolverá todo el dinero recibido como incentivo de desarrollo económico a la entidad gubernamental dentro de los treinta días a partir de la determinación final. Para los fines de la presente subsección:

1. “Incentivo de desarrollo económico” significa cualquier subvención, préstamo o incentivo con base en el desempeño, de cualquier entidad gubernamental que sea otorgado después del 30 de septiembre de 2008. El incentivo de desarrollo económico no incluye ninguna estipulación fiscal bajo el título 42 o 43.

2. “Entidad gubernamental” significa este estado y cualquier subdivisión política de este estado que reciba y use ingresos tributarios.

C. Cada tres meses, el fiscal general solicitará del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, una lista de empleadores de este estado que estén registrados en el programa e-verify. Al recibir la lista de empleadores, el fiscal general pondrá la lista a la disposición en el sitio web del fiscal general.

SECCIÓN 10.

La Sección 28-3511 de los Estatutos Revisados de Arizona, es enmendada para leer:

28-3511. Sustracción e inmovilización o decomiso de vehículo

A. Un oficial de la paz causará la sustracción y la inmovilización o el decomiso de un vehículo si el oficial de la paz determina que una persona está conduciendo el vehículo mientras cualquiera de los siguientes casos sea aplicable:

1. El privilegio de conducción de la persona está suspendido o revocado por cualquier razón.

2. Nunca le ha sido emitida a la persona un permiso o licencia de conducir válido por este estado y la persona no produce evidencia de haber tenido nunca un permiso o licencia de conducir válido emitido por otra jurisdicción. El presente párrafo no es aplicable a la operación de maquinaria agrícola.

3. La persona esté sujeta a un requisito de dispositivo de bloqueo de ignición interno de conformidad con el capítulo 4 del presente título y la persona esté operando un vehículo sin un dispositivo interno certificado de bloqueo de ignición en funcionamiento. El presente párrafo no es aplicable a una persona que esté operando un vehículo de un empleador o a la operación de un vehículo debido a una emergencia sustancias según se define en la sección 28-1464.

4. Para fomentar la presencia ilegal de un extranjero en los Estados Unidos y en violación de un delito, la persona esté transportando o mudando o intentando transportar o mudar a un extranjero en este estado en un vehículo, si la persona sabe o imprudentemente hace caso omiso del hecho de que el extranjero haya venido, haya entrado o permanezca en los Estados Unidos en violación de la ley.

5. La persona esté ocultando, albergando o protegiendo o intentando ocultar, albergar o proteger de detección a un extranjero en este estado en un vehículo, si la persona sabe o imprudentemente hace caso omiso del hecho de que el extranjero haya venido, entrado o permanezca en los Estados Unidos en violación de la ley.

B. Un oficial de la paz causará la sustracción y el decomiso de un vehículo si dicho oficial de la paz determina que una persona está conduciendo el vehículo y si todas las siguientes circunstancias son aplicables:

1. El privilegio de conducción de la persona ha sido cancelado, suspendido o revocado por cualquier razón o nunca se le ha emitido a la persona un permiso o licencia de conducir por este estado y la persona no produce evidencia de haber tenido nunca un permiso o licencia de conducir emitido por otra jurisdicción.

2. La persona no está en cumplimiento de los requisitos de responsabilidad financiera del Capítulo 9, Artículo 4 del presente título.

3. La persona está conduciendo un vehículo que haya estado involucrado en un accidente que resultara en daños a la propiedad o lesiones a, o fallecimiento de otra persona.

C. Excepto según lo estipulado en la subsección D de la presente sección, mientras el oficial de la paz tenga control del vehículo, el oficial de la paz causará la sustracción y la inmovilización o el decomiso del vehículo si dicho oficial de la paz tiene motivo fundado para arrestar al conductor del vehículo por una violación a la sección 4-244, párrafo 34 de la sección 28-1382 o 28-1383.

D. Un oficial de la paz no causará la sustracción y la inmovilización o el decomiso de un vehículo de conformidad con la Subsección C de la presente sección si todas las siguientes circunstancias son aplicables:

1. El oficial de la paz determina que el vehículo está actualmente registrado y que el conductor del vehículo está en cumplimiento de los requisitos de responsabilidad financiera del Capítulo 9, Artículo 4 del presente título.

2. El(la) cónyuge del conductor está con el conductor en el momento del arresto.

3. El oficial de la paz tiene fundamento razonable para creer que el(la) cónyuge del conductor:

(A) tiene una licencia de conducir válida.

(B) no está afectado(a) por un licor embriagante, cualquier droga, sustancia que libere vapores y contenga una sustancia tóxica ni ninguna combinación de licor, drogas o sustancias que liberen vapores.

(C) no haya bebidas alcohólicas en el cuerpo del(la) cónyuge si el(la) cónyuge es menor de veintiún años de edad.

4. El(la) cónyuge notifica al oficial de la paz que conducirá del lugar del arresto a la vivienda del conductor u otro lugar seguro.

5. El(la) cónyuge conduzca el vehículo según lo estipulado por el párrafo 4 de la presente subsección.

E. Excepto según lo estipulado en el presente artículo, un vehículo que sea sustraído e inmovilizado o decomisado de conformidad con la Subsección A, B o C de la presente sección, será inmovilizado o decomisado durante treinta días. Una compañía de seguros no tiene la obligación de pagar ningún beneficio por cargos o tarifas por inmovilización o decomiso.

F. El dueño de un vehículo que sea sustraído e inmovilizado o decomisado de conformidad con la Subsección A, B o C de la presente sección, el(la) cónyuge del dueño y todas las personas identificadas en el registro del departamento con un interés en el vehículo, serán provistas de la oportunidad de una audiencia de inmovilización o posterior al almacenamiento de conformidad con la sección 28-3514.

SECCIÓN 11.

El Título 41, Capítulo 12, Artículo 2 de los Estatutos Revisados de Arizona, es enmendado agregando la sección 41-1724, a leer:

41-1724. Fondo para la Misión de Ejecución del Equipo de Inteligencia sobre Pandillas e Inmigración

El Fondo para la Misión de Ejecución del Equipo de Inteligencia sobre Pandillas e Inmigración se establece constando de dinero depositado de conformidad con la sección 11-1051 y dinero apropiado por la legislatura. El departamento administrará el fondo. El dinero del fondo está sujeto a la apropiación de la legislatura y será usado para la ejecución de leyes sobre pandillas e inmigración y para reembolsar los costos de las cárceles del condado relacionados con la inmigración ilegal.

SECCIÓN 12.

Divisibilidad, aplicación y construcción

A. Si una estipulación de la presente ley o su aplicación a cualquier persona o circunstancia es considerada inválida, la invalidez no afecta las demás estipulaciones o aplicaciones de la ley que puedan entrar en vigor sin la estipulación o aplicación inválida, y para este fin, las estipulaciones de la presente ley son divisibles.

B. Los términos de la presente ley con respecto a inmigración serán interpretados para tener los significados dados a los mismos bajo la ley federal de inmigración.

C. La presente ley será aplicada en forma congruente con las leyes federales que reglamentan la inmigración protegiendo los derechos civiles de todas las personas y respetando los privilegios e inmunidades de los ciudadanos de los Estados Unidos.

D. Nada de la presente ley aplicará ni se interpretará que aplique o establezca la Ley de Identificación verdadera de 2005 (Ley pública 109-13, Inciso B; 119 estat. 302) incluso el uso de un chip de identificación por radiofrecuencia.

SECCIÓN 13.

Título corto

La presente Ley puede ser citada como “Ley de Apoyo a Nuestra Policía y Vecindarios Seguros”.

SECCIÓN 14.

Impugnación de legislación sobre inmigración

A. Independientemente del Título 41, Capítulo 1 de los Estatutos Revisados de Arizona, y de cualquier otra ley, hasta el 31 de diciembre de 2010, el fiscal general actuará según la dirección de la gobernadora en cualquier impugnación en un tribunal estatal o federal de las leyes 2010, capítulo 113 y todas las enmiendas a dicha ley.

B. Independientemente del Título 41, Capítulo 1 de los Estatutos Revisados de Arizona, y de cualquier otra ley, hasta el 31 de diciembre de 2010, la gobernadora puede designar a un abogado distinto al fiscal general para que comparezca en representación de este estado a defender cualquier impugnación a las leyes 2010, capítulo 113 y todas las enmiendas a dicha ley. (sic)